21/11/2018 Da Mundial

La EPOC, una enfermedad que crece y en la que la prevencin es primordial

Néstor Molfino, especialista en enfermedades respiratorias. participó del último Congreso Internacional de EPOC en la Universidad de Temple, en Filadelfia y en diálogo con Télam enumeró los últimos tratamientos para mejorar la salud de los pacientes.

Por Soledad Salinas

El 21 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica conocida por su siglas -EPOC- , patología que según prevé la Organización Mundial de la Salud (OMS) se erige como una de las más importantes causales de muerte en el mundo.

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es la superposición de dos enfermedades: la bronquitis crónica y el enfisema, aunque también una gran parte de pacientes que padecen asma en grado severo pueden desarrollar EPOC.

El pasado 7 de noviembre se realizó el Congreso Internacional de EPOC en la Universidad de Temple, en Filadelfia, Estados Unidos, donde expertos mundiales presentaron las nuevas recomendaciones para el tratamiento de esta patología.

En diálogo con Télam el doctor e investigador especialista en enfermedades respiratorias argentino Néstor Molfino  -radicado hace más de dos décadas en los Estados Unidos- quien participó de este congreso comentó los avances en lo que respecta a diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

Según Molfino, en sus orígenes la EPOC se la dividía en esos dos grupos-bronquitis crónica y enfisema- , luego en el año 2006 se puso énfasis en medir la capacidad pulmonar de los pacientes a través del estudio denominado espirometría, con el paso de los años y con los avances en las investigaciones es que en el 2011 hubo cambios mayores en las recomendaciones, sobre todo tratando de focalizar el tratamiento en una forma más personalizada”. El especialista indicó además que los pacientes pueden dividirse en dos grandes grupos: aquellos que tienen síntomas que se traducen en tos, expectoración y sobre todo falta de aire -disnea- , o aquellos pacientes que además de padecer los síntomas, tienen exacerbaciones agudas durante el año, manifestándose sobre todo en la estación invernal. El tratamiento  va a variar según el grupo a que pertenezca el paciente o también pueden estar en ambos grupos.

En el año 2017 se estableció  la necesidad de tratamiento más personalizado  en aquellos pacientes que tienen exacerbaciones agudas de EPOC, ya que llevan a la internación repetitiva con aumento en la mortalidad. Los síntomas también son importantes porque empeoran la calidad de vida”

Lo que se está imponiendo en el marco de tratamientos para los pacientes, según lo detalló el doctor Molfino es que:  “Para el 2019 se han identificado lo que han llamado ‘grupos tratables de pacientes’ pueden distinguirse;  en aquellos que padecen muchos síntomas como la falta de aire, que se trata a través de uno o dos broncodilatadores de acción prolongada y los que tienen marcadores en sangre de inflamación como son los eosinófilos -grupo de glóbulos blancos en sangre- quienes tienen mayor predisposición a tener las exacerbaciones agudas, estos pacientes responden a tratamientos con corticoesteroides inhalados que reciben aparte de los broncodilatadores lo cual se denomina terapia triple”.

Molfino precisa que se ha notado el aumento de casos en mujeres que se hallan expuestas a la  inhalación contínua de los gases provocados por la combustión de materiales orgánicos, ya sea porque utilizan para cocinar o calefaccionar materiales como la leña, también se nota el aumento de  niños con severas infecciones respiratorias  porque suelen estar con las mujeres en estos espacios con escasa o mala ventilación. Es decir se creía que solo el hábito de fumar cigarrillos era la causa pero también lo es la polución en el hogar sobre todo en países de menores recursos.

Según los especialistas, sedebe tener en cuenta que es una enfermedad progresiva, con riesgo de vida, que en episodios agudos de los  síntomas produce una baja en la calidad de vida del paciente invalidándolo en sus actividades cotidianas.



1-El doctor Néstor Molfino se graduó como médico en nacido en la Universidad Nacional de Rosario y se especializó en enfermedades respiratorias en la ciudad de Buenos Aires- Luego continuó su especialización en fisiología pulmonar y con un máster en inmunogenética en la Universidad de Toronto, Canadá donde también fue docente y ejerció su profesión médica. Actualmente trabaja en la industria farmacéutica para el desarrollo de nuevas moléculas que favorezcan la vida de pacientes con enfermedades respiratorias, sobre todo asma y EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), tras varios años de trabajo en San Francisco, California,. Reside en Washington  DC.