19/11/2018 Contracumbre

Cristina Kirchner y Dilma Rousseff abrieron el encuentro con duras crticas al neoliberalismo

Las ex presidentas fueron las principales oradoras del Primer Foro Mundial de Pensamiento Crítico que comenzó este lunes como "contracumbre" de la próxima cita de líderes del G20.

En tono de campaña local, la ex presidenta Fernández de Kirchner cuestionó las políticas llevadas adelante por el presidente Mauricio Macri, y aseguró que si bien es un gobierno "legal" porque fue votado por la gente, "sus políticas no tienen legitimidad porque no fueron convalidadas por nadie".


"Nadie puede discutir que tenemos un gobierno legal, pero no hay legitimidad en políticas que no fueron convalidadas por nadie", sentenció la senadora, al tiempo que señaló que "lo que se prometió en campaña luego no se cumplió".

Durante su exposición, que duró casi una hora y media, la senadora también envió otro mensaje al Gobierno al afirmar que "la calle sigue siendo el escenario de la política y de las grandes transformaciones del país", y "no las redes".

Desde el escenario del microestadio de Ferrocarril Oeste, donde hoy y mañana se desarrolla el foro organizado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), Cristina Fernández habló del neoliberalismo, categoría que le atribuyó al actual gobierno.

El cierre de la jornada de hoy estará a cargo de los cantantes Teresa Parodi y Victor Heredia.

En tanto mañana, participarán el ex mandatario uruguayo José Mujica, el ex candidato presidencial del PT de Brasil Fernando Haddad, y el vicepresidente de Bolivia, Alvaro García Linera, entre otros.

A lo largo de la tarde se fueron intercalando espectáculos artísticos con un homenaje "a los 60 años de la Revolución Cubana", y la exposición del premio Nobel de la Paz 1980, Adolfo Pérez Esquivel.

Cuando fue su turno, la ex presidenta argentina pidió terminar con las categorías que "dividen", como las "de derecha" y "de izquierda", y empezar a pensar en un "frente social, cívico y patriótico que agrupe sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo".

"En Argentina, en 2015, no hubo una explicación de neoliberalismo en la campaña, a nadie se le dijo que iba a perder sus derechos, se les prometió reducir el impuesto a las ganancias, pero no que se iban a eliminar por ejemplo las conquistas del Pami", dijo.


Antes, la ex presidenta de Brasil caracterizó como "tragedia" que Jair Bolsonaro haya sido electo presidente de su país, porque se "corre el riesgo de salir de la democracia e ingresar en una variante neofacista", advirtió.

Rousseff dijo que vino a "dar testimonio de lo que pasa en Brasil" y aseguró que en su país se instaló "un régimen de excepción" a los derechos civiles desde que ella fue destituida por el Senado en un juicio político, en 2016.

Sostuvo que mientras que "la dictadura militar corta el árbol, lo que hace el régimen de excepción es corroerlo con hongos y parásitos".

Rousseff, del Partido de los Trabajadores, afirmó que en ese contexto se llevó adelante el proceso que desembocó en la prisión del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, a quien dijo que "le prohibieron participar del proceso electoral porque las encuestas lo daban como ganador" si era candidato.