16/11/2018 GRANOS

La guerra comercial entre EEUU y China sumara hasta US$ 10.000 millones a la Argentina

La imposición de China de un arancel del 25% a las exportaciones de ciertos productos estadounidenses brinda un escenario propicio para la oleaginosa en la Argentina.


La Argentina podría tener ingresos agrícolas adicionales de US$ 9.000 a 10.000 millones (2,5% del PBI) que aportarán al crecimiento y a la reducción del déficit de cuenta corriente si el conflicto comercial entre Estados Unidos y China se mantiene, estimó este viernes la consultora local Quantum Finanzas.

Ese sería el resultado de “una muy buena campaña 2018-19, producto de la recuperación de los volúmenes, y de precios más elevados que los anticipados de modo previo al inicio del conflicto”, consideró el análisis.

Quantum -que dirige el ex secretario de Finanzas Daniel Marx- recordó que la campaña agrícola 2017-18 tuvo “impactantes complicaciones” con una caída en el caso de la soja de 31% respecto del ciclo precedente, lo cual significó una pérdida de US$ 8.000 millones en el valor de la producción”.

Hoy, sin embargo, “es posible esperar una cosecha de 118 millones de toneladas, considerando los tres principales cultivos, soja, maíz y trigo”, según estimaciones recientes del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, destacó la consultora.

Agregó que la cosecha de soja y maíz podría volver a los niveles de la campaña 2016-17, de 55 y 41 millones de toneladas respectivamente.

“Al aumento esperado en las cantidades -señaló Quantum- se le suma el efecto que el conflicto comercial EE.UU.-China está generando sobre el precio de algunos de los productos agrícolas de exportación local, en particular el de la soja”.

La imposición de China de un arancel del 25% a las exportaciones de ciertos productos estadounidenses “genera un desvío, que ahora podría buscar abastecerse más de los otros mayores productores de soja, como Brasil y la Argentina”, con el consiguiente efecto sobre los precios locales.

A principios de año, previamente al inicio del conflicto comercial, el diferencial entre el precio de la soja local (antes del pago de retenciones) y el de Chicago era prácticamente nulo, pero desde ese momento “se dispara a niveles de US$ 50-60 por tonelada a favor del precio local”, calculó Quantum.

Explicó por último que la posición de China como principal importador de la oleaginosa (con 65% de las compras mundiales) y la imposición tarifaria al producto de EE. UU. funcionó como un "factor de presión" sobre los precios de los otros productores con excedentes de exportación, Brasil y la Argentina.