15/11/2018 Venezuela

Duro cruce entre el nmero dos del chavismo y el lder de la izquierda colombiana

Colombia y Venezuela comparten una extensa vecindad y mantienen una relación tensa desde el acceso del chavismo al gobierno, en 1999, que estuvo matizada por momentos de congelamiento de la relación diplomática y cierre de la frontera común.

Gustavo Petro
Gustavo Petro

El líder de la izquierda en Colombia, Gustavo Petro, afirmó este jueves que no le interesa el respaldo del gobierno de Venezuela, después de que el número dos del chavismo, capitán Diosdado Cabello, lo acusara de pedirle apoyo y luego darle la espalda.

Petro es un ex guerrillero que tuvo fluida relación con el fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez pero luego tomó distancia del chavismo y en la última campaña electoral -en junio pasado fue derrotado en segunda vuelta por el presidente Iván Duque- criticó al mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

“No me interesa el apoyo a (sic) Maduro porque no hay revolución en una rosca que se perpetúa solo para captar rentas petroleras; eso no es una revolución”, escribió Petro en Twitter en respuesta a Cabello.



Diosdado Cabello
Diosdado Cabello

“Para acá vino una vez ese señor Petro a pedir apoyo para su campaña, para acá para Venezuela, y ahora los chavistas le hieden”, había dicho Cabello anoche, en su programa semanal de televisión, según consignó la agencia de noticias EFE.

Petro agregó que la última vez que habló con Chávez “fue en el año 2006 para salvar de una guerra a Colombia y Venezuela”, y que luego asistió a su funeral, en marzo de 2013.

Colombia y Venezuela comparten una extensa vecindad y mantienen una relación tensa desde el acceso del chavismo al gobierno, en 1999, que estuvo matizada por momentos de congelamiento de la relación diplomática y cierre de la frontera común.

En ese contexto, Venezuela denunció a comienzos de la semana pasada que tres militares murieron y 10 fueron heridos en un "ataque" ocurrido en el estado fronterizo Amazonas.

El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, explicó que se trató de una "represalia después de la captura de nueve paramilitares colombianos".

Sin embargo, el gobierno de Colombia identificó al cabecilla de ese grupo como Luis Ortega, alias Garganta, un jefe financiero de la organización guerrillera colombiana Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Tres días después, Colombia anunció que había protestado formalmente ante Venezuela por el ingreso no autorizado dentro de sus límites de un grupo de militares venezolanos armados, en lo que calificó como "violación del territorio nacional".