15/11/2018 ataques con explosivos

"El Estado nacional no va a dejar pasar esta circunstancia", dijo el jefe de la Polica Federal

Néstor Roncaglia se refirió a la detonación registrada anoche en el cementerio de Recoleta y a la colocación de un artefacto explosivo en la vivienda del juez Federal Claudio Bonadío.

Desde la puerta de una vivienda del barrio porteño de San Cristóbal, donde se realizó un allanamiento, el jefe de la Policía Federal Argentina (PFA), Néstor Roncaglia reseñó a la prensa los últimos pasos en la investigación que se leva a cabo por los dos hechos, a los que calificó como "gravísimos".

"Ayer hubo dos hechos violentos: un explosivo en la bóveda de Ramón Falcón y uno en el domicilio particular del doctor Bonadio. Hubo una primera intervención oportuna de de la Policía de la Ciudad y de los bomberos y se detuvieron en los dos casos a los autores de la colocación de los explosivos", detalló. "A partir de ahí -prosiguió el jefe de la PFA- se le dio intervención al juez federal (Julián) Ercolini por hechos de intimidación pública".

Roncaglia dijo que la PFA tomó entonces el control de la investigación y realizó un allanamiento en la casa usurpada de la calle Pavón 2345, de San Cristóbal, ya que es el domicilio de uno de los detenidos por los atentados. El lugar, según contó, tiene 32 habitaciones, motivo por el cual con perros y equipos los detectives revisaban todos los techos, paredes y pisos.