14/11/2018 Ciudad de Buenos Aires

Detuvieron a una pareja tras hacer explotar un artefacto en el cementerio de la Recoleta

Según fuentes policiales, el estallido se produjo alrededor de las 18 de hoy, cuando el servicio de emergencias 911 recibió una llamada informando de una explosión, aparentemente de gas, en el interior del cementerio.


Una mujer sufrió heridas graves al intentar detonar un artefacto explosivo en el cementerio de la Recoleta, tras lo cual fue detenida junto a su pareja por perpetrar el ataque frente al mausoleo del coronel Ramón Lorenzo Falcón, al cumplirse hoy 109 años del atentado anarquista que mató al entonces jefe de la Policía.

Al recorrer el predio, personal policial advirtió que frente al mausoleo de Falcón había pintadas anarquistas y un caño con apariencia de artefacto explosivo y restos metálicos producto de la deflagración, por lo que se convocó al Escuadrón Antibombas.

Las fuentes señalaron que allí se encontró a una mujer lesionada, identificada como Anahí Esperanza Salcedo (34) con quemaduras en el rostro y miembros superiores, por lo que fue derivada al hospital Fernández en una ambulancia del SAME, a la que subió caminando.

Poco después, los efectivos descubrieron que la mujer y Hugo Alberto Rodríguez (38), el hombre que la acompañaba estaban disfrazados, con pelucas y lentes, para evadir las cámaras de seguridad del cementerio, añadieron las fuentes.

Alberto Crescenti, director del SAME, dijo a Télam que la mujer "sufrió la pérdida de tres falanges de una mano, tiene quemaduras en el rostro y la vías respiratorias superiores y traumatismo en rostro y cráneo, producto de la deflagración".

La mujer fue alojada en terapia intensiva y esta noche permanecía internada en coma inducido y con asistencia respiratoria mecánica.

En tanto, Rodríguez fue trasladado al Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista (DUIA) de la Policía Federal Argentina (PFA), donde quedó detenido.

Un joven que se identificó como Manuel y que estaba por ingresar al cementerio cuando se produjo la explosión relató que la mujer herida “tenía uno de los maxilares destrozados y le faltaban tres dedos”.

Según este muchacho, “estaba acompañada por un hombre y la chica de seguridad del cementerio”, que fue quien le acercó una silla de ruedas cuando la vieron lastimada y la utilizaron para llevarla hasta la puerta.

“La mujer decía que no sabía ni donde estaba y él que no sabía qué había pasado. Llevaban tres bolsas y una cartera y unos amigos vieron restos de pelo y cuando se estaban yendo les alcancé un sombrero que se les había caído ahí en la tumba donde se produjo la explosión”, aseguró el joven.

Consultado sobre si la pareja estaba disfrazada, aseguró que “la mujer llevaba un vestido de colores y él una musculosa, tatuajes y tenía sobrepeso”.

Además, sostuvo que la explosión fue “muy fuerte” a una hora en la que en el cementerio había “bastante gente”, la cual fue evacuada por personal de seguridad.

Fuentes policiales consultadas por Télam explicaron que el artefacto explosivo de fabricación casera estaba compuesto por cinco caños con tapa ciega y unidos con abrazaderas, con un temporizador y una dimensión de 34 por 25 centímetros.

Los voceros señalaron además que los caños estaban rellenos de pólvora, por lo que el alcance del dispositivo era de mediano poder.

Intervino en la investigación el juez federal 10 Julián Daniel Ercolini, quien caratuló la causa como “intimidación pública y lesiones graves” y dispuso que las pericias en el lugar sean realizadas por expertos de la (PFA).

El mausoleo de Falcón, primer jefe de la Policía Federal y creador de la escuela de cadetes, es una construcción en la que se destaca la figura del militar, flanqueada por dos estatuas que representan el dolor.

El monumento corona la composición de un grupo escultórico donde hay una esfinge y detrás de la misma, la figura de un joven apolíneo, todo ello realizado en bronce ejecutado por el francés León Ernest Drivier (1878-1951).

Nacido en 1855, Falcón fue militar, diputado nacional y en 1906 fue designado jefe de Policía de la ciudad de Buenos aires, cargo desde el cual creó la Escuela de Cadetes que llevó su nombre hasta 2011.