12/11/2018 Palestina

Estall la violencia entre Israel y Hamas tras una incursin militar en Gaza

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reunió de emergencia a la cúpula de seguridad para abordar la escalada.


Milicianos palestinos de la Franja de Gaza lanzaron este lunes unos 300 cohetes contra ciudades de Israel en venganza por una letal incursión militar israelí, en uno de los mayores brotes de violencia desde la ofensiva de Israel contra Hamas de 2014.

Aviones, helicópteros y tanques israelíes respondieron bombardeando el norte y sur del territorio, el de mayor densidad de población del mundo, y autoridades locales dijeron que tres milicianos murieron y otros nueve palestinos resultaron heridos.

Uno de los bombardeos destruyó el canal de televisión de Hamas, que gobierna en Gaza, y otro alcanzó una universidad en el sur del enclave, dijeron autoridades, que anunciaron que mañana no habrá clases en ningún nivel educativo.

Más temprano, un proyectil lanzado desde Gaza alcanzó de lleno un colectivo en la sureña región israelí de Shaar Hanegev e hirió de gravedad a un soldado de 19 años, informó el servicio de rescate nacional de Israel.

Otras seis personas resultaron heridas por metralla de cohetes en las sureñas ciudades de Sderot, Ashkelon y Netivot, agregó.

La operación militar israelí de este domingo en el sur de Gaza dejó siete milicianos palestinos y un oficial israelí muertos.

El Ejército israelí dijo que unos 300 cohetes fueron lanzados este lunes hacia Israel. El sistema de defensa Cúpula de Hierro interceptó unos 60 proyectiles, agregó según el diario israelí Haaretz.

Hamas y el grupo islamista Jihad Islámica reivindicaron los ataques con cohetes y afirmaron que fueron en venganza de la incursión militar israelí.

En un comunicado, Hamas, Jihad Islámica y otras agrupaciones palestinas advirtieron a Israel que "si sigue la agresión en respuesta al fuego de cohetes -que fue en represalia al ataque de ayer en Khan Yunis- escalaremos el fuego de cohete y su alcance".

Hamas dijo que en la operación de ayer, fuerzas israelíes vestidas de civil se infiltraron en un vehículo unos 3 kilómetros en el sureste de Gaza y mataron a un comandante de rango medio que estaba a cargo de la seguridad de una zona estratégica de Khan Yunis.

Sus compañeros descubrieron el auto y lo siguieron, pero aeronaves israelíes los atacaron y mataron a seis combatientes más.
El Ejército israelí dijo que un teniente coronel israelí murió en el operativo. El jefe del Ejército, general, Gadi Eisenkot, dijo que una "fuerza especial" llevó a cabo una "operación muy importante para la seguridad de Israel", sin dar más detalles.

El vocero militar israelí teniente coronel Jonathan Conricus dijo que la incursión "no buscaba matar ni secuestrar a terroristas sino reforzar la seguridad israelí", y agregó que el Ejército envió refuerzos a la frontera.

La ONU dijo que trabajaba con Egipto para tratar de mediar en un alto el fuego.

"Los cohetes deben PARAR, todos deben mostrar moderación", tuiteó la oficina de la ONU para Medio Oriente.

El embajador de la Unión Europea (UE) en Israel, Emanuele Giaufret, pidió un freno al fuego de cohetes "indiscriminado" contra civiles y dijo que "todos deben dar un paso atrás del precipicio".

Más temprano, miles de palestinos participaron del entierro de los siete milicianos muertos en la incursión. El líder de Hamas, Ismail Haniyeh, encabezó los funerales mientras combatientes enmascarados cargaban los féretros y la multitud gritaba "venganza".

Gaza sufrió tres ofensivas israelíes desde que Hamas arrebató el territorio al gobierno del presidente palestino, Mahmud Abbas, que cuenta con el apoyo internacional, en 2007.

Desde entonces, Israel y Egipto mantienen a Gaza bajo un bloqueo que ha devastado la economía de la región.

Más de 170 palestinos murieron en los últimos siete meses baleados por soldados israelíes durante protestas en la frontera de Gaza convocadas por Hamas contra el bloqueo.

En semanas recientes, mediados de Egipto y la ONU habían conseguido que las partes alcanzaran acuerdos informales destinados a distender la situación, pero el brote de violencia ha dejado estos avances en entredicho.