11/11/2018 Festival de Mar del PLata

Desalvo aborda la fuga del penal de Ro Gallegos en "Unidad XV"

El film cuenta la historia de los cuatro militantes que encaran de manera muy distinta los lineamientos de Perón, derrocado en 1955 por un golpe militar antes de culminar su segundo mandato, y la fuga que planificaron y ejecutaron del penal.


El filme "Unidad XV", en el que Martín Desalvo aborda la persecución, prisión y fuga de dirigentes peronistas del penal de Río Gallegos en 1957 por orden de la llamada Revolución Libertadora, es uno de la sección Galas del 33° Festival de Cine de Mar del Plata.

En el penal de la capital santacruceña estuvieron detenidos Héctor Cámpora, quien fuera elegido presidente de la Nación en 1973, John William Cooke, a quien el general Juan Domingo Perón desde el exilio había designado como su representante en el país, y Jorge Antonio y Guillermo Patricio Kelly.

El film cuenta la historia de los cuatro militantes que encaran de manera muy distinta los lineamientos de Perón, derrocado en 1955 por un golpe militar antes de culminar su segundo mandato, y la fuga que planificaron y ejecutaron del penal de Rio Gallegos, conocido como Unidad XV.

Para encarnar a estos cuatro personajes de la historia argentina y su entorno el director de “El día trajo la oscuridad” y “El padre de mis hijos” eligió a Carlos Belloso, Rafael Spregelburd, Lautaro Delgado y Diego Gentile, además de Mora Recalde.

- Télam: ¿Cómo nació su interés por este episodio de la historia y de estos cuatro personajes en particular?

- Martín Desalvo:
Provengo de una familia bastante política y mi actual mujer también, por lo que siempre estamos un poco empapados de temas como éste y sobre todo del peronismo en particular. Una militante que se enteró que con Mora estábamos preparando otra película, nos dijo “ustedes tienen que hacer una película con la fuga de los dirigentes peronistas de la Unidad XV en 1957”, y ahí me puse a investigar. Lo primero que vi es que todos decían que aquella fue una fuga cinematográfica.

- T: De alguna forma los cuatro sintetizan distintos aspectos del peronismo como movimiento. ¿Era su intención que tuviese de subrayada esa contradicción que existe a la hora de querer interpretar al movimiento, incluso en la actualidad?

- M.D.: Me quedé en la fuga. En realidad hay más personajes pero yo me quedé con estos cuatro protagonistas justamente por eso, con la intención de reflejar la contradicción que existe dentro del movimiento peronista y las distintas vertientes de las cuales provienen estos cuatro. Me parecía que ese contraste de la extrema izquierda con las extremas derechas dentro del peronismo era algo interesante de mostrar y contar, que en el presente tiene igual contradicción y complejidad.

- T: ¿Cómo se hizo la investigación y en qué medida la trama del film se ajusta a la realidad de lo acontecido?

- M.D.:
La investigación fue bastante exhaustiva y extensa y llevó varias etapas, hicimos desde investigación a partir de lectura de libros de Cooke y de Jorge Antonio hasta investigaciones más específicas. Me junté con bastantes personas que tuvieron acceso a diferentes personalidades del peronismo, gente que conoció mucho a Cámpora, incluso mi suegra, que me contaron su versiones, el sumario que se le hizo al director de la unidad y todo el material bibliográfico que existiese.

- T: ¿Y el ajuste?

- M.R.:
El ajuste que hicimos es un trabajo más ficcional. La película está basada en esa fuga pero hay algunas algunas cuestiones que nos servían y las conservamos, y otras que, sin tergiversarlas, utilizamos dramáticamente para seguir la tradición del género carcelario.

- T: De alguna manera es cine de género...

- M.D.:
Para mí era fundamental tratarlo desde el género, el género carcelario en sí mismo es un subgénero muy particular del cine y me parece que hubiese sido un error no reinterpretar y no hacerse cargo de la herencia de todas las riquísima historia del cine de género carcelario.

- T: Pocas veces el cine nacional del presente encara la reconstrucción de época, probablemente por sus costos...

- M.D.:
En realidad encarar películas de época es bastante complejo. porque todo lo que aparece en pantalla, absolutamente todo, tiene que tener un control estricto, el vestuario, la utilería, las locaciones, y es bastante complejo. El tercer acto en Río Gallegos tuvimos que rodarlo en otro lugar y después recurrir a los VFX que te permiten generar cualquier cosa, como los exteriores de esa ciudad en 1957.