08/11/2018 Regin

Periodistas latinoamericanos combaten la desinformacin con WhatsApp

Un canal de WhatsApp y un robot para chatear fueron parte de dos experiencias exitosas que un grupo de periodistas creó para luchar contra la desinformación.


Un canal de WhatsApp, que publicaba noticias verificadas en formato visual durante las elecciones mexicanas y un robot para chatear (bot), que le enseñaba en Facebook a las personas a distinguir si un video era falso en Brasil, fueron parte de dos experiencias exitosas que un grupo de periodistas creó para luchar contra la desinformación.

Como WhatsApp suele ser una "caja negra donde circulan las noticias falsas", el objetivo consistió en romper las cadenas de desinformación viralizando información confiable, compartible y visual sin salirse de la plataforma, resumió Alba Mora, periodista del medio AJ+(Al Jazeera), durante un encuentro sobre periodismo que se realizó este jueves en las oficinas porteñas de Google.

Mora relató la experiencia de VerificadoMX, un proyecto colaborativo creado por casi 60 medios, organizaciones de la sociedad civil y universidades que comenzó en marzo y terminó con el proceso electoral de México en julio.

La iniciativa consistió en una redacción de verificación de información durante ese período con dos líneas editoriales independientes: por un lado, el chequeo y la verificación de noticias; por el otro, la innovación multimedia.

WhatsApp fue uno de los canales con el que experimentaron para poder enviar información verificada a los suscriptores, y sumaron casi 10.000 en solo dos meses.

Para esta aplicación crearon un formato propio de esa interfaz al que denominaron "vertificado", una pieza multimedia (imagen o video) que le mandaban a las personas sobre algún hecho en particular de las elecciones, y que también publicaban en los estados de WhatsApp. El desafío era poder brindar información clara entre tanto ruido.

Sobre la misma temática expuso Ana Rita, editora de Aos Fatos (una plataforma de chequeo de datos de Brasil), quien destacó que el monitoreo continuo es el que permite verificar distorsiones en los discursos.

Como parte de las herramientas exitosas, Rita describió la experiencia que llevaron adelante y denominaron Fátima (formado por las siglas de Fast Machine, "máquina"), un bot conversacional que tenía dos campos de acción: Facebook y Twitter.

En la red de 240 caracteres, si una persona (cuenta relevante con muchos seguidores) compartía un enlace que la plataforma ya había verificado, el bot le avisaba por un tuit que era una noticia falsa.

Mientra que en Facebook Fátima actuaba como un bot pedagógico que chateaba con las personas que le consultaban para enseñarles cómo distinguir una notifica falsa, o la forma de verificar una imagen o video, entre otras habilidades.

El objetivo de exponer ambas experiencias en el encuentro organizado por la división de noticias de Google (News Initiative), se enmarcó en la posibilidad de replicarlas en otros países de América Latina, en especial durante la época de elecciones.