07/11/2018 música

Michi Quiroga: “El escenario me traslada a otro mundo”

El experimentado saxofonista jujeño fue elegido por el cantautor español para que sea el artista que abra sus presentaciones locales de la gira “Mediterráneo Da Capo”, la cual está emprendiendo a sala llena en el teatro Gran Rex y en distintas provincias de la Argentina.



El cantautor español Joan Manuel Serrat se encuentra en medio de sus presentaciones en el país de su espectáculo “Mediterráneo Da Capo”, en el cual repasa las principales canciones como Lucía o Aquellas pequeñas cosas, que han visto la luz en aquel disco editado en 1971 y se han multiplicado en el tiempo.

Serrat ha comenzado una gira por la Argentina el 12 de octubre en Tucumán y que finalizará el próximo 14 de noviembre en el mítico teatro Gran Rex de Capital Federal. Para la apertura de sus shows, el legendario cantautor eligió al jujeño Luis Quiroga, más conocido como Michi, quien con su saxo deleitó al público en las presentaciones de Córdoba, Buenos Aires y, próximamente, Mendoza.

Con más de 20 años de trayectoria, a Quiroga le llegó de sorpresa la invitación para ser quien abra los shows de Serrat en el país.
“La propuesta me llego por parte de una productora con la que había trabajado hacía 15 años. Necesitaban un artista argentino, que tuviera temas propios y que la presentación durara 30 minutos”, relata el saxofonista.



Sobre Serrat, Michi resalta el profesionalismo y la amabilidad: “Todos los días sigue ensayando, es una persona correcta, cordial y comprometida con los temas sociales. En la gira actual, ‘Meditarráneo Da Capo’, destaca la contaminación que existe sobre el mar Mediterráneo y las migraciones de África, entre otros temas”.

“Hable muy poco con él. Mantiene una distancia respetuosa, inclusive hasta con sus músicos. En el show es muy ameno, la gente lo disfruta mucho”, describe el jujeño, quien está acompañado por Pablo Argüello en teclados y Lucas Velich en guitarra.

A pesar de su vasta trayectoria, Quiroga tocó muy pocas veces en Buenos Aires. “Había tocado cuando tenía una banda de blues, allá por 1995, junto a Luis Salinas y Botafogo”, recuerda, pero es la primera vez que se presenta en un teatro de las características del Gran Rex.

“Nunca había tocado en el Gran Rex. Me sorprendió la calidez de la gente desde el comienzo y eso hizo que yo me fuera soltando. Serrat hace una música en la que sobresale la letra y yo lo que hago en la previa de sus shows es instrumental con ritmo, aunque tengo temas más solemnes, más tranquilos. La verdad a la gente le encanta”, añade con alegría.

En cada palabra que sale de su boca, Michi deja entrever su pasión por lo que hace y expresa el cariño que recibe del público en cada una de sus presentaciones. “Siempre antes de subir al escenario hay un poquito de nervios, pero la música me impulsa a ir más allá. El escenario me traslada a otro mundo. Siempre digo que la música no tiene que morir en uno, sino que es para la gente. El cariño de la gente vuelve. Es todo un circuito. El proceso es como la vida misma”, describe, convencido, el músico que también ejerce como arquitecto, su otra pasión.

“La base de todos los temas son las sensaciones. Me parece que en todo hay una inteligencia emocional y a partir de ahí te inspiras y comenzás a escribir las partes de las canciones. Lo mismo pasa en la arquitectura”, asegura y agrega que para componer sus canciones “me nutro de diferentes formas, a veces mirando desde mi ventana en Villa Allende (Córdoba) o leyendo algún texto de filosofía”.

Entre sus vivencias musicales, el saxofonista ha compartido escenario con artistas de la talla de Alejandro Lerner, La Mississippi o Pappo. Haber tocado como telonero de Serrat, afirma Michi, es “cerrar un ciclo”. “Antes planificaba todo, pero ahora dejo un porcentaje a lo que surja sea naturalmente”, tal como se dio la convocatoria para hacer la previa de los shows del intérprete catalán.

Casado con una cordobesa desde hace 18 años y padre de dos niñas, Michi Quiroga asegura que le gustaría “afianzarme a nivel nacional y que mi música llegue a Europa y Estados Unidos, pero siempre disfrutando”.

Su último trabajo discográfico, “Yes!, Today” de 2016, remite al aquí y ahora. Seguramente fue un presagio de lo que le esperaba al experimentado saxofonista jujeño.