07/11/2018 Opinin

Hoover y Nixon, protagonistas de las grandes crisis estadounidenses

Este 2018 se cumplieron 90 años de la victoria de Herbert Hoover y 50 de la de Richard Nixon, que asumieron con graves crisis económicas y financieras. Al respecto opinó el historiador y periodista de Télam, Fernando Del Corro.

Fernando Del Corro

Por Fernando Del Corro

El 5 de noviembre, cada cuatro años, los ciudadanos estadounidenses eligen o reeligen, al presidente que gobernará a partir del próximo año y en este 2018 se cumplieron, respectivamente, 90 años de la victoria de Herbert Hoover, y 50 de la de Richard Nixon, ambos republicanos, quienes a poco de asumir debieron afrontar las mayores crisis económicas y financieras de la historia de su país, sólo comparables con la mayor de la historia, la que debió atravesar en 2008 el también republicano George W. Bush.

Hoover asumió el 3 de marzo de 1929 y el 24 de octubre de ese año, ocurrió el llamado "jueves negro", ese día se produjo la quiebra del Mercado de Valores de Nueva York que arrastró al conjunto de la economía de los Estados Unidos, por entonces la más importante del planeta, y se produjo un corrimiento de casi todo el mundo, con excepción de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas. En el caso de la Argentina afectó seriamente la gestión del entonces presidente Hipólito Yrigoyen.

Nixon, un oficial de la Armada, que había sido vicepresidente durante el mandato de David Eisenhower, asumió el 20 de enero de 1969, en el marco de una situación muy difícil a raíz de la Guerra de Vietnam y de la confrontación que dentro del bloque occidental los Estados Unidos mantenían con Francia, gobernada por el general Charles De Gaulle quién rechazaba el predominio del dólar estadounidense consolidado a partir de los Acuerdos de Bretton Woods de 1944.

El costo de la guerra y la pérdida de las reservas de oro del tesoro estadounidense que fueron a parar a Francia que cambió todos los dólares estadounidenses en su poder por ese metal, pusieron en severos problemas a la administración de Nixon que no podía seguir sosteniendo la convertibilidad fijada en Bretton Woods sobre la base de 35 dólares por cada onza troy de oro. En consecuencia, el 15 de agosto de 1971, desde la Casa Blanca se anunció al mundo que la moneda de ese país había dejado de ser convertible; inconvertibilidad que se mantiene hasta la fecha.

Ingeniero en temas mineros y empresario, Hoover, había sido secretario de Comercio durante la presidencia de John Calvin Coolidge, oportunidad en la que avanzó en lo relacionado con los negocios internacionales, la estandarización de la producción y la eficiencia, pero ya siendo primer mandatario no pudo evitar la gran depresión que había comenzado en Europa como consecuencia de la crisis resultante del Tratado de Versalles de 1919, tras la finalización de la Gran Guerra, luego llamada Primera Guerra Mundial. 

El estallido del 24 de octubre de 1929 cuyos efectos se prolongaron durante un quinquenio, dio lugar a la victoria presidencial del demócrata Franklin Roosevelt, quien debió soportar los coletazos de la Gran Depresión. Para salir de una profunda recesión impulsó la política del llamado "New Deal" (Nuevo Trato), abandonando la tradicional ortodoxia económica con lo que los habitantes estadounidenses recuperaron su bienestar lo que llevó a que Roosevelt, en base a una reforma electoral, fuese el único presidente de su país que gobernara durante cuatro períodos consecutivos. El último no lo concluyó por su fallecimiento durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial.

Las severas dificultades que llevaron a Nixon a abandonar la convertibilidad se fueron agravando y la gestión del presidente se vio desprestigiada crecientemente al punto de que el 9 de agosto de 1974, en medio de una manifiesta oposición, presentó su renuncia.

(*) Historiador. Periodista de la Agencia Nacional de Noticias Télam.