06/11/2018 ciudad de buenos aires

Buscan que los taxis se pidan a travs de una aplicacin y se paguen con tarjeta

La Legislatura porteña comenzará mañana a debatir el proyecto de ley que obliga a los taxistas porteños a contar con una aplicación que permita recibir pedidos de viajes y habilita a los pasajeros a pagar el servicio de traslado con tarjeta de crédito y débito.

El proyecto crea una aplicación para solicitar un auto y permite el pago con tarjeta.

En tanto, establece que el "Reloj Taxímetro" deberá reflejar las palabras "Libre, Ocupado o Reservado" visibles desde el exterior y permite que los vehículos puedan contar en los techos con carteles publicitarios. La iniciativa será discutida por los asesores de la comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura y responde al anuncio oficial hecho semanas atrás por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, sobre un plan para "modernizar" los taxis en la Ciudad.

La propuesta dispone que "todos los titulares de las licencias y los conductores no titulares" de taxis "deberán encontrarse vinculados a una aplicación de despacho de viajes o a la aplicación oficial del Gobierno de la Ciudad", es decir, BATaxi.
De acuerdo a datos oficiales del Gobierno porteño, en la actualidad cerca del 17% de los pasajeros solicita un taxi por medio de las empresas de radiotaxis mientras que "el 79% de los viajes se toman directamente en la calle y sólo el 4% es por medio de una aplicación.



"La modernización del sector busca alentar esta alternativa, entendiéndola como una oportunidad confiable para el usuario y el taxista", indicaron en alusión al uso de la aplicación como opción para los pasajeros.

Por otra parte, la iniciativa obliga a los taxistas a contar, también, con la opción de pago con tarjeta de débito y crédito en forma obligatoria, ya sea a través de una App, como por medio de un posnet.

El servicio de taxis de la Ciudad de Buenos Aires está conformado por una flota de 37 mil autos disponibles a toda hora, que cuentan con identificación tanto para ser reconocidos por el pasajero, como para los controles de rutina en la vía pública.