31/10/2018 Copa Libertadores

"El resultado final es producto de no bajar nunca los brazos", dijo Gallardo

El técnico de River expresó que que el triunfo de su equipo ante Gremio de Porto Alegre en Brasil, es consecuencia directa “de no bajar nunca los brazos, aún en los momentos más complicados".

El técnico de River Plate, Marcelo Gallardo, admitió anoche que el triunfo 2-1 de su equipo ante Gremio de Porto Alegre, en Brasil, es consecuencia directa “de no bajar nunca los brazos”, aun cuando a falta de quince minutos el conjunto perdía y quedaba al margen de la Copa Libertadores.

“El resultado final es producto de no bajar nunca los brazos. Aun en los momentos más complicados”, manifestó el DT, que ayer no pudo pisar el campo de juego por hallarse suspendido por Conmebol por “ingresos tardíos” en otros compromisos del máximo certamen continental.

“El equipo respondió en los últimos 15 minutos, cuando parecía que el rival se había acomodado mejor al resultado y en momentos en que había mucha confusión. Nos perdonaron la vida en ese mano a mano que tapó Franco (Armani)”, dijo en referencia a la situación de gol desperdiciada por el delantero Everton, cuando el marcador favorecía a la escuadra de Porto Alegre por 1-0.

“El primer tiempo del equipo fue muy bueno. Lo fuimos a buscar siempre. Asumimos la responsabilidad de ir a buscar la diferencia porque estábamos en desventaja”, explicó Gallardo, quien observó el encuentro sentado en un palco del estadio Arena do Gremio, dándole indicaciones a través de un handy a uno de sus asistentes, Hernán Buján.

“Gremio nos tuvo mucho respeto en toda la serie”, precisó Gallardo, que también resaltó que el equipo “no tuvo la misma lucidez para jugar” en los segundos 45 minutos.

Por último, el exitoso entrenador 'millonario', que ya logró el título de la Libertadores en la edición 2015 (venció a Tigres de México), admitió haber incumplido la regla estipulada por Conmebol, cuando ingresó al vestuario a hablar con sus dirigidos en el entretiempo del encuentro con Gremio.

“Incumplí una regla pero estimo que era lo necesario bajar en el entretiempo y hablar con los muchachos. No me importa perderme las finales. Pero también es indignante no poder trabajar porque existe tolerancia cero”, dijo el 'Muñeco'.