27/10/2018 causa cuadernos

En diez das, la Cmara Federal podra confirmar el procesamiento de Cristina Kirchner

El pedido de prisión preventiva que cae sobre a la ex presidenta, ordenado por el juez Claudio Bonadio, podría quedar firme para el 6 de noviembre.


El juez Claudio Bonadio ordenará esta semana medidas de prueba en torno a los dichos de Elizabeth Ortiz Muñicoy, la nueva arrepentida de la causa por los cuadernos de la corrupción del kirchnerismo, mientras que, en la Cámara Federal, sus miembros avanzarán en el análisis del caso para resolver si confirman o no los procesamientos que ya dictó el magistrado, entre ellos el de la ex presidenta Cristina KIrchner.

La defensa de la senadora, procesada con pedido de prisión preventiva como supuesta jefa de una asociación ilícita, tiene fecha de audiencia ante los camaristas Leopoldo Bruglia y Carlos Bertuzzi para el 6 de noviembre próximo, y luego de eso los jueces quedarán en condiciones de resolver la situación de la ex mandataria, informaron a Télam fuentes judiciales.

Ambos escuchan desde hace 15 días a unas diez defensas por semana, del total de 42 procesados, algunos de los cuales concurrieron en persona a exponer, como fue el caso de los detenidos ex funcionarios Roberto Baratta y Walter Faygas.

También pasó la querellante Oficina Anticorrupción, que adhirió al recurso presentado ya por el fiscal ante la Cámara Germán Moldes.

Desde el 6 de noviembre, luego de escuchar al defensor de la senadora Kirchner, Carlos Beraldi, la Cámara quedará en condiciones de resolver si confirma o no los procesamientos dictados por Bonadio, modifica algunas de sus decisiones o le imparte directivas sobre el curso futuro del caso.

El juez de instrucción, por su parte, impuso el secreto de sumario en la parte del caso relativa al presunto lavado de activos por parte del fallecido Daniel Muñoz, ex secretario de los Kirchner, y su viuda, Carolina Pochetti, con más de 70 millones de dólares provenientes, para el juez, del esquema de recaudación ilegal montado en el kirchnerismo para cobrar sobornos por parte de empresarios vinculados a obra pública y concesiones de servicios.

Ortiz Muñicoy quedó excarcelada en la noche de ayer tras ser aceptada como imputada colaboradora, luego de hablar durante dos días ante el fiscal Carlos Stornelli.

La martillera marplatense aportó datos de propiedades y operaciones inmobiliarias hechas para Muñoz y para su ahora viuda y detenida Pochetti, junto al que por entonces era su marido, Sergio Todisco, quien intentó también ser aceptado como arrepentido, pero por ahora sigue preso.

Muñicoy y Todisco serían testaferros de Muñoz, mencionado de manera central en las maniobras de recaudación de sobornos narradas por Centeno, el ex chofer del detenido Roberto Baratta.

Hasta el momento, la causa tiene 23 imputados colaboradores, entre ellos muchos empresarios que lograron así quedar excarcelados como Angelo Calcaterra, Enrique Pescarmona, Aldo Roggio y Carlos Wagner, además del ex chofer Centeno y del ex secretario de Obras Públicas José Lopez.

Pese al arrepentimiento, todos quedaron procesados, aunque permanecen en libertad, porque ese es uno de los beneficios que contempla la ley del Arrepentido.

Entre los detenidos del caso están el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido; su ex segundo, Baratta, y el ex secretario Legal de ese organismo, Rafael Llorens.