25/10/2018 congreso

Diputados aprob el Presupuesto 2019 y lo envi al Senado

Fue por 138 votos a favor, 103 en contra y 8 abstenciones.



El oficialismo de la Cámara de Diputados, con el apoyo de varios diputados referenciados en gobernadores peronistas, aprobó en particular y envió al Senado el proyecto de Presupuesto 2019, en una votación acotada como consecuencia de los acuerdos previos.

La votación de la "Ley de Leyes" llegó después de más de 18 horas de sesión. El resultadi fue de 138 a favor y 103 en contra, con 8 abstenciones y 7 ausentes.


La sesión se inició a las 11.35 luego de que el oficialismo consiguiera quórum con sus propios diputados y con el aporte del interbloque Argentina Federal, varios monobloques y los cuatro puntanos de Unidad Justicialista que responden a Alberto Rodríguez Saá, entre otros.

Entre los bloques que contribuyeron al quórum se encontraban los cinco misioneros del Frente de la Concordia Misionero y algunos monobloques, como el mendocino José Luis Ramón (Unidad Protectora); Omar Félix (peronista de Somos Mendoza); María Florencia Peñaloza Marianetti (Somos San Juan), Graciela Caselles (Partido Bloquista San Juan) y Adriana Nazario (Córdoba, Trabajo y Producción).

Los diputados del Frente Renovador, de Red Argentina, del FPV-PJ y de la Izquierda no dieron quórum y bajaron al recinto una vez que el oficialismo logró reunir los 129 diputados necesarios para iniciar la sesión.



A poco de iniciada la sesión, diputados del oficialismo y de la oposición se enfrentaron duramente en el recinto, al punto que hubo gritos e intentos de golpes de puño entre los legisladores a raíz de los incidentes provocados por activistas en las calles adyacentes al Congreso.

En ese marco de tensión, el macrista Nicolas Massot y el kirchnerista Daniel Filmus debieron ser separados en medio del tumulto que sucedía en el sector de bancas donde se sientan los legisladores oficialistas.

Filmus acusó a Massot de haberle gritado a Leopoldo Moreau y de invitarlo a "salir fuera del recinto para pelear".

La polémica se desató cuando un grupo de diputados opositores, encabezados por el trostkista Nicolas del Caño, el kirchnerista Carlos Castagneto, los camporistas Juan Cabandie y Mayra Mendoza, entre otros, empezaron a gritar para interrumpir la sesión debido a los enfrentamientos entre manifestantes y la policía en la calle.

En ese clima, el presidente de la cámara Emilio Monzó, que recibía videos acercados por diputados opositores con imágenes de los incidentes, propuso un cuarto intermedio de diez minutos y se reunió con los jefes de los bloques.


Allí se decidió convocar a los funcionarios a cargo de la seguridad en la Ciudad, quienes minutos después les trazaron a los principales referentes de los bloques un panorama de lo que sucedía en la calle.

Previo a ese incidente hubo otra polémica cuando la diputada kirchnerista Mayra Mendoza puso una bandera de Estados Unidos en el hemiciclo y repartió banderas estadounidenses, a modo de ironía y generó un reclamo de Monzó para que se respete al Congreso Nacional.

En el debate propiamente dicho, que para ese entonces había pasado a un segundo plano, el macrista Luciano Laspina, presidente de la comisión de Presupuesto, defendió la iniciativa: "Para reducir la pobreza tiene que haber equilibrio de las cuentas públicas y el Presupuesto y la agenda fiscal que se debaten requieren de una responsabilidad de toda la dirigencia política".

Por el kirchnerismo, Axel Kicillof, expresó: "Es una vergüenza; este es el Presupuesto del último año del gobierno de Macri. Encontramos un proyecto que no defiende absolutamente nadie, ni el oficialismo, ni nadie".

El diputado nacional Diego Bossio (Justicialista-Argentina Federal) señaló que "el gobierno de (Mauricio) Macri fracasó, como seguramente fracasará este Presupuesto", en tanto que su compañero de bloque José Bahillo anticipó que acompañará el proyecto "para que haya ley y no dejar que el Poder Ejecutivo haga un uso discrecional de recursos".


En esos dos discursos el interbloque Argentina Federal anticipó la que será la mayor división en una bancada al momento de votar, ya que entre sus 33 integrantes se registrarán votos a favor, en contra y posiblemente alguna abstención.

El referente en temas económicos del Frente Renovador, Marco Lavagna, también adelantó su voto en contra: "Pasamos de la fiesta populista a la fiesta populista financiera. El equilibrio fiscal no lo vamos a lograr si no tenemos una economía en crecimiento", aseveró.

El debate fue seguido desde el Congreso por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y por el secretario de esa área, Sebastian García de Luca, entre otros funcionarios.

Durante la sesión especial, el oficialismo buscará aprobar además el paquete económico, que incluye el revalúo de Ganancias por inflación, la reforma del impuesto a los Bienes Personales, el monotributo social y la adenda fiscal, iniciativas que obtuvieron dictamen el jueves pasado.

El proyecto presupuestario para el año próximo que busca aprobar Cambiemos contempla una inflación anual del 23% en 2019, con un dólar de $40,10 en promedio para el año y una caída del Producto Bruto Interno (PBI) del 0,5% y, además del "déficit cero" en las cuentas públicas, prevé destinar el 70% de los recursos al gasto social.