20/10/2018

Buenos Aires, olmpica para siempre

Para el jefe de Gobierno porteño, los Juegos Olímpicos de la Juventud nos dejan una generación entera de pibes y pibas que abrazaron el deporte con todos sus valores.

Por Horacio Rodrguez Larreta

Terminaron los Juegos y se me mezclan muchas sensaciones y emociones.

En primer lugar el agradecimiento a todos los que hicieron posible este sueño maravilloso. A Mauricio, que creyó desde el primer día y ganó la nominación cuando era Jefe de Gobierno, a los equipos de la Ciudad, a Thomas Bach y al Comité Olímpico Internacional, a Gerardo Werthein y a todo el Comité Olímpico Argentino, a los voluntarios, a los atletas, a sus equipos y sobre todo a los porteños que recibimos al mundo con los brazos bien abiertos, con alegría, con entusiasmo, con respeto y con mucho amor.

La emoción de ver lo que podemos lograr cuando trabajamos juntos: más de 8 mil voluntarios que llegaron desde todo el país para darnos una mano con la organización, más de 250 mil vecinos celebrando en el Obelisco en la apertura, algo inolvidable; más de medio millón de argentinos vibrando y alentando a los atletas en los parques; y millones de argentinos alentando desde sus casas. Y todo eso de la mano de una enorme transformación del Sur nuestra Ciudad.

Estoy muy orgulloso por todo lo que hicimos. Y más orgulloso estoy por lo que viene, porque los Juegos llegaron a su fin, pero nos dejan un legado que es para siempre.

Nos dejan los departamentos de la Villa Olímpica, futuro hogar de más de mil familias que van a cumplir el sueño de la casa propia; nos dejan las mejores instalaciones deportivas de América Latina en la zona de la Ciudad que más inversión y desarrollo necesita. Nos dejan los parques y las plazas. Nos dejan la hermosa sensación de saber que, más allá de las dificultades, los porteños y Buenos Aires estamos listos para enfrentar los más grandes desafíos con altura, con excelencia y con profesionalismo.

Y lo más valioso: nos dejan una generación entera de pibes y pibas que abrazaron el deporte con todos sus valores. Una generación que va a ir siempre para adelante, porque vivió en carne propia que con esfuerzo, con pasión, con alegría y con amor por lo que hacemos, los sueños se pueden hacer realidad.

En definitiva, estos juegos nos dejan un futuro mejor para todos.

(*) Jefe de Gobierno porteño.