11/10/2018 urbanizacin

Primera sancin de la Legislatura portea al proyecto de ley para reurbanizar la Villa 31

El barrio Padre Carlos Mugica, más conocido como Villa 31, está un paso más cerca de concretar un plan de construcción de 1200 nuevas viviendas ya que la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires dio media sanción al proyecto de ley para reurbanizarlo.


La Legislatura porteña dio hoy media sanción a la ley para reurbanizar el barrio Padre Carlos Mugica, más conocido como Villa 31 de Retiro, que contempla un plan de obras con mejoras a viviendas existentes.

También incluye la construcción de unas 1.200 casas nuevas; la dotación de conectividad para los servicios de agua potable, red cloacal y electricidad; y la tenencia de las propiedades mediante planes de pagos de hasta 480 cuotas.

La iniciativa fue aprobada en primera lectura con 40 votos positivos de los bloques Vamos Juntos, el Socialismo y el Peronista; 13 abstenciones de las bancadas de Unidad Ciudadana, de Evolución -que responde a Martín Lousteau- y el GEN; y cinco negativos del MST-FIT, el Partido Obrero y Autodeterminación y Libertad.

El debate legislativo tuvo también como protagonistas a los vecinos del barrio que se ubicaron en las gradas del recinto, desde donde -a los gritos y con carteles en sus manos- evidenciaron las diferentes posturas a favor y en contra del proyecto para "integrar" a la Villa 31 y 31 bis con el resto de la Ciudad.

El plan de reurbanización abarca al barrio en el cual habitan más de 40.000 personas, de acuerdo al último censo poblacional, y en donde el Gobierno de la Ciudad ya realiza obras desde el 2016. No obstante -con la sanción de la ley- tendrán un marco legal para su continuidad.

El programa oficial está acompañado por otras intervenciones en la zona como la construcción de la sede del Ministerio de Educación y un polo educativo, un parque lineal sobre la traza de la autopista Illia y un puente peatonal en el cual se instalará una sucursal en el país del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Para ello, justamente, los diputados también aprobaron la cesión de la Ciudad al BID para su uso de manera gratuita del espacio en el cual se levantará el puente que también unirá a la Villa 31 y con la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

La norma sobre el barrio Padre Carlos Mugica, en tanto, fue aprobada en primera lectura, por lo cual deberá pasara ahora por una audiencia pública.

Puntualmente, la reurbanización abarca la construcción unas 1.200 nuevas viviendas además de un programa de mejoramiento de las existentes que consistirá en dotar a las unidades de conectividad de infraestructura para la red de agua potable, energía eléctrica, desagüe cloacal y pluvial; y la disposición de oferta educativa, sanitaria y de movilidad.

También, impulsa una regularización dominial mediante la escrituración de las propiedades "una vez que las viviendas se encuentren en condiciones jurídicas de escriturar y estén conectadas a los servicios públicos".

Con ese fin, prevé que los vecinos podrán ser adjudicatarios de las propiedades a través de una contribución que estará a supeditada a "la medida de sus capacidades y sin perjuicio de su subsistencia" y en un plan de pagos que podrá oscilar entre las 360 y 480 cuotas.

Se propone además la creación de un Consejo Consultivo para la Gestión Participativa (CCGP) integrado por consejeros del barrio, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, las comisiones de Vivienda y de Planeamiento Urbano de la Legislatura y la Agencia de Administración de Bienes del Estado con la función de evaluar los avances del proyecto.

Y estipula la posibilidad de "relocalizaciones" de vecinos mientras que efectúan las obras, algo que fue debatido intensamente en las comisiones de la Legislatura, puesto que los vecinos entendían que esa chance podría derivar en desalojos forzosos.

Para la diputada de Vamos Juntos, Lía Rueda, que preside la comisión de Vivienda, "es un día histórico porque este proyecto marca un hito en la historia de la política habitacional de la Ciudad porque da una solución integral a largo plazo a todos los vecinos".

Por su parte, la legisladora de Unidad Ciudadana Andrea Conde, que votó en contra de la ley, consideró que "el Gobierno de la Ciudad no presentó un proyecto que piense en la integralidad del barrio, claramente no garantiza la tenencia de la tierra ni el arraigo de sus pobladores". 

"Nos preocupa que los vecinos tengan que pagar mientras que le prestamos por 100 años al BID el espacio para el puente", señaló.

Graciela, una de las vecinas que se opone al proyecto, dijo en declaraciones a Télam que "queremos la reurbanización, pero el tema es cómo lo van a hacer, porque lo que están haciendo no nos beneficia".