11/10/2018 Arabia Saudita

Argentina gole a Irak en la previa del partido con Brasil

La selección se impuso 4-0 ante Irak en un partido amistoso disputado en el estadio Príncipe Faisal Bin Fahd, en Riad.


Los goles del equipo argentino fueron marcados por Lautaro Martínez, quien abrió el marcador a los 18 minutos de la primera etapa, mientras que en el segundo tiempo convirtieron Roberto Pereyra, a los ocho minutos, Germán Pezzella, a los 37, y Franco Cervi a los 46, con el tiempo reglamentario ya cumplido.

El primer tanto argentino llegó a través de un cabezazo de Lautaro Martínez, tras un centro de Marcos Acuña.

El gol de Roberto Pereyra, a los ocho de la segunda etapa, vino a través de una jugada por izquierda que el tucumano definió amagando a un defensor en el área y colocando la pelota junto a un palo.

El tercer tanto argentino, convertido por Germán Pezzella, también fue de cabeza, mientras que el cuarto y último tanto fue de Cervi, cuando terminaba el encuentro, un verdadero golazo luego de una larga carrera donde logró imponer su velocidad ante una defensa de bajos reflejos.

El partido de este jueves sirve de aliciente para el grupo de los dirigidos por Scaloni, que son sin embargo conscientes que el partido de esta jornada -disputado bajo un calor abrumador de 30 grados- no puede servir de referencia, al tratarse de un rival muy inferior.

El próximo encuentro será el próximo 16 de octubre, el martes que viene, aunque enfrente estará Brasil y habrá muchos cambios respecto del equipo de este jueves, cuando el técnico aprovechó para probar varios jugadores.

Mauro Icardi, Nicolás Tagliafico, Rodrigo Battaglia y Nicolás Otamendi, entre otros jugadores del seleccionado nacional, no fueron de la partida y vieron el partido desde unas lujosas sillas del estadio de Riad, similares a tronos, que se llevaron la nota color de la jornada.

Estos jugadores, junto con otros que este jueves estuvieron en cancha, posiblemente formarán parte del once titular que Argentina exhiba ante Brasil, ante la necesidad de sumar más experiencia al equipo y así estar a la altura de un rival de esa trascendencia.