06/10/2018 opinin

Un Juego Olmpico joven, un sueo grande

Comienzan hoy los Juegos Olímpicos de la Juventud de la Ciudad de Buenos Aires y al respecto opinó para Télam el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli.

Diego Santilli

Por Diego Santilli

Cuando supimos que Buenos Aires iba a ser sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud, nos planteamos que sea un punto de partida y no de llegada. Es decir, que a partir de este acontecimiento, que es el desafío deportivo más importante en la historia porteña, podamos desarrollar más el concepto de ser una ciudad en movimiento, cuyos vecinos puedan disfrutar de cada uno de sus lugares.

Cuando Mauricio propuso el desafío, nos pidió que estudiáramos los casos positivos y negativos de ciudades que en los últimos tiempos fueron sede de grandes eventos deportivos, y llegamos a la conclusión que todas las obras debían ser razonables y sustentables. Así las diseñamos y así las ejecutamos.

Las obras que necesitábamos debían ser el reflejo de la visión de ciudad que tenemos con Horacio. Por eso mismo era clave dónde las íbamos a hacer, y decidimos invertir especialmente en el sur para potenciarlo. Durante años sólo se ha mirado hacia el norte, nos propusimos una Buenos Aires que integre todos sus barrios y el desarrollo del sur es clave para ello.

Hoy, allí está la Villa Olímpica que alberga a 4000 atletas de 206 países, pero que el año que viene va a ser habitada por 1.050 familias, que accedieron al sueño de la casa propia con préstamos a la mejor tasa del mercado. También el Parque Olímpico, construido con los más altos estándares deportivos y que quedará como infraestructura para ser usado por las distintas federaciones.

Mejoramos la conectividad, con obras como el Puente Lacarra que es una puerta de entrada directa desde el Sur del Conurbano al corazón de los Juegos y que agilizará el tránsito para 300 mil personas todos los días.

El turismo va a tener un impulso aún mayor. Personas de todas partes del mundo aterrizarán en Buenos Aires no solamente para ver a los atletas competir. Son turistas que van a poder aprovechar de la gastronomía y la cultura porteña. Además es una gran oportunidad para muchos vecinos ya que va a haber una mayor oferta laboral.

Junto a Horacio estamos muy entusiasmados, para muchos va a ser la primera vez que pisen Buenos Aires y la van a encontrar en plena transformación. En el 2019 va a ser otra y los que la vean por estas semanas y les guste, el año que viene se van a sorprender. Van a ver el paseo del bajo ya terminado con un parque lineal gigante para hacer deporte y disfrutar al aire libre.

La gran mayoría de las obras que están en marcha se van a terminar. La calle Corrientes va a estar distinta, con más lugar para el peatón. Vamos a estar más conectados, porque la línea E llegará hasta Retiro. Va a ser un gran cambio y le va a mejorar la vida a los vecinos y los turistas podrán disfrutar de una Buenos Aires aún más linda.

Pero más a allá del cemento, hay una construcción tan o más importante, que es la de la identidad de nuestra Ciudad. Tuvimos el récord de candidatos a voluntarios con más de 35 mil inscriptos. Es que será una fiesta y nadie se la quiere perder. El mundo entero posará sus ojos en Buenos Aires durante estas dos semanas y además de comprobar la belleza porteña, también podrán ver de lo que somos capaces de hacer juntos.

Más de 600 mil personas se registraron para tener su pase a las distintas sedes para ver los Juegos. Muchas son familias que por primera vez asistirán a uno de los eventos más importantes del mundo y lo harán gratis. Seguramente miles de chicos se entusiasmen y terminados estos mágicos 12 días que viviremos, se enganchen con alguna disciplina. Ese, sin dudas, es el mejor legado que nos dejarán los Juegos.

Los protagonistas son los jóvenes, por eso también creemos que, más allá de los resultados deportivos debemos poner el foco en los valores que estos Juegos Olímpicos transmiten. El valor de la amistad, para entender al otro y poder trabajar en equipo; el valor del respeto, hacia uno mismo y hacia los demás, y el valor de la excelencia, para esforzarnos y lograr los objetivos que nos propongamos dentro y fuera de una cancha.

La hora de encarar este desafío ya llegó. Estamos preparados y vamos a disfrutar cada uno de estos días, pero tenemos la certeza que estos Juegos son el punto de partida para tener la Ciudad que soñamos: integrada, desarrollada, verde y sustentable. Y por sobre todas las cosas un lugar al que hacemos entre todos y del que estamos orgullosos de vivir.


(*) Vicejefe de Gobierno porteño