02/10/2018 Vitivinicultura

Las variables cambiarias benefician a las exportaciones de vinos argentinos

El impacto de la devaluación en la industria del vino, merced a un tipo de dólar alto, le permite al sector fortalecer sus exportaciones, lo que ya impactó de manera favorable en los despachos a los mercados internacionales del vino a granel y de los mostos.


Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA) y del Fondo Vitivinícola Mendoza, dijo a Télam que “el tipo de cambio más avanzado obviamente favorece al tema de las exportaciones, que tiene un impacto mucho más directo en mostos y en vinos a granel y las cifras van creciendo”, y apuntó a que en relación al mosto “está apalancado en la pelea China y Estados Unidos por los aranceles del jugo de manzana”.

“Respecto del vino fraccionado también va a generar una mejor condición; lo que pasa que es un proceso mucho más lento donde hay que esperar que se estabilicen las variables, porque el mercado del fraccionado es mucho más complejo, con mucho más valor agregado”, aseguró.

Villanueva sostuvo: “Hay grandes expectativas porque para la próxima cosecha, una vez que pasen los tiempos de heladas, viene bastante bien, y estamos con un stock por la pérdida de mercado interno, así la esperanza de poder exportar mayores volúmenes también es importante”.

En relación al mercado interno, explicó que “obviamente que esta situación no favorece, porque la falta de poder adquisitivo de la población ocasiona una recesión y un sobre stock complicado”.

En igual sentido, Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina, al ser consultado por Télam sostuvo: “La devaluación ayuda y es muy bueno y ya se han empezado a ver los primeros resultados ya que han aumentado los despachos de vinos a granel y los despachos de mosto concentrado al exterior y eso es un buen indicio”.

“Sobre todo –agregó- para poder bajar volúmenes de vino y llegar a la próxima vendimia con volúmenes más equilibrados, ya que si vamos estar frente a una buena cosecha, con una caída como la que venimos sufriendo en el mercado interno lo que significa acumulación de stock, lo mejor que nos puede pasar es sacar vino para la exportación”.

Cristian Fontana, uno de los despachantes de aduana con mayores operaciones en el sector vinos, le dijo a Télam: “Nuestro fuerte son los vinos fraccionados y no hemos visto aún un mayor incremento en las operaciones”, y lo atribuyó a que “hace cuatro meses que venimos con variables cambiarias y no se pueden estabilizar los costos”, a la vez que explicó que “abrir un nuevo mercado no es de un día para otro”.