27/09/2018 Antecedentes

OCA: Una sinuosa historia cruzada por cambios de dueo, de Yabrn a Moyano

La empresa de servicios de correo "OCA" (Organización Coordinadora Argentina) comenzó a transitar este jueves -tras una intervención judicial por deudas millonarias con la AFIP, uno de los momentos más delicados de su sinuosa historia, de más de 60 años, en los que atravesó desde una estatización compulsiva y la privatización en manos de empresarios de comportamientos irregulares, hasta el vínculo con sindicalistas ligados al poder político.

La empresa de servicios de correo "OCA" (Organización Coordinadora Argentina) comenzó a transitar hoy -tras una intervención judicial por deudas millonarias con la AFIP-, uno de los momentos más delicados de su sinuosa historia, de más de 60 años, en los que atravesó desde una estatización compulsiva y la privatización en manos de empresarios de comportamientos irregulares, hasta el vínculo con sindicalistas ligados al poder político.

Acorralada por una deuda fiscal que superaría los 4.000 millones de pesos, causada por la retención ilegal de impuestos y aportes previsionales de miles de empleados, la empresa, que actualmente pertenece a Patricio Nicolás Farcuh, fue intervenida por orden del juez Pablo Tejada, luego de que la AFIP lo pidiera por temor a que "continúe con un proceso de endeudamiento y vaciamiento".

Fundada en Córdoba en 1957 como empresa dedicada a servicios de correo postal, OCA fue estatizada por el tercer gobierno de Juan Domingo Perón, en 1974, y vuelta a privatizar años más tarde por la dictadura militar de Jorge Rafael Videla.

Con el correr de los años, OCA fue ganando espacio en el mercado de transporte de correos hasta absorber, según se estima, cerca de un tercio del sector.


Durante este proceso, la empresa fue adquirida a través de testaferros por uno de los empresarios más temidos y denunciados de la historia del país: Alfredo Yabrán.

El manejo de Yabrán de la empresa, así como de otras compañías dedicadas a la logística y el transporte de mercaderías y de comunicaciones en el país, era completamente desconocido por la opinión pública, hasta que el ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, lo denunció públicamente ante el Congreso en agosto de 1995.

Cavallo afirmó que Yabrán encabezaba en las sombras una verdadera "mafia de los correos", que monopolizaba contratos con el Estado, abultaba los costos de sus servicios y que era protegida tanto por el poder político como judicial.

Luego de esa denuncia, Yabrán, que llevaba una vida de bajo perfil y alejada de los medios de comunicación, fue fotografiado ese mismo año por el reportero gráfico José Luis Cabezas en una playa en Pinamar; acto que le costó la vida al fotógrafo luego de que el entonces propietario de OCA ordenara a sus custodios un intento de intimidación pero un grupo de policías y vigiladores lo ejecutaron y quemaron su cuerpo.

El crimen de Cabezas derivó en una catarata de denuncias contra el poderoso empresario, que se vio obligado a vender OCA y otros de sus activos en diciembre de 1997, por 605 millones de dólares, que pasaron a manos del Grupo Exxel, un fondo de inversores extranjero administrado por el empresario uruguayo Juan Navarro.

Los implicados en el asesinato del reportero gráfico purgaron distintas condenas; en tanto Yabrán, que pasó del anonimato a la notoriedad extrema, se suicidó con un tiro en la cabeza, en su estancia de Larroque, Entre Ríos, el 20 de mayo de 1999.

En 2006, y luego de que la Justicia impidiera su fusión con el Correo Argentino, y que un grupo de bancos acreedores se quedara con el control total de la firma por una deuda de 230 millones de dólares que tenía el grupo Exxel, OCA pasó a manos del fondo de inversión Advent Internacional.


Tras una serie de traspasos de manos entre distintos grupos empresarios, en 2013 el Grupo RHUO –a cargo de Farcuh - compró el paquete accionario de la empresa.

Allí comenzó un escarpado camino de deudas y vaciamiento de la compañía, por los que la Justicia investiga si detrás de todo está la mano de Hugo Moyano, presidente del club Independiente y mandamás del sindicato de Camioneros.

El 10 de noviembre de 2016, el gremio de Camioneros desplazó a Farcuh de la conducción de la empresa OCA y tomó su control luego de que éste no pudiera pagar los sueldos completos de los empleados de la empresa y se detectara que debía cientos de millones de pesos a la AFIP en concepto de retenciones de IVA y otros impuestos.

Con unos 7.500 empleados directos y otros 5.000 contratados, vestidos con las características remeras violetas es hoy la compañía privada de correos más grande del país, con 150 sucursales y una flota de 1.000 vehículos.