24/06/2018

Messi y un cumpleaos triste en Rusia

En el día de su nacimiento el astro no pudo ver a su familia, ya que esposa Antonela y sus tres hijos recién estarán en Rusia el próximo martes para presenciar el cotejo entre Argentina y Nigeria, en el estadio Krestovski, de San Petersburgo.



Lionel Messi no tuvo hoy un "muy feliz cumpleaños" número 31 en la concentración de Bronnitsy, donde el seleccionado argentino permanece desde hace 15 días, después del golpe que significara la derrota con goleada por 3-0 ante Croacia con un rendimiento suyo que dejó mucho que desear y un clima interno en la delegación que no abrió mucho el margen para celebraciones.

"Lío" pasó un día muy especial, ya que no pudo ver a sus hijos el domingo anterior en el Día del Padre y tampoco lo fueron a visitar ayer, cuando se autorizó el ingreso al Centro de Entrenamiento de Bronnitsy de los familiares de los futbolistas, ni tampoco hoy, cuando en la intimidad fue agasajado por sus compañeros de equipo y recibió también un saludo del técnico Jorge Sampaoli.

Su esposa Antonela y sus tres hijos recién estarán en Rusia el próximo martes, cuando concurrirán al estadio Krestovski, de San Petersburgo, para presenciar el encuentro entre el seleccionado argentino y el de Nigeria, que será determinante para saber si finalmente consigue la clasificación a octavos de final de esta Copa del Mundo o se vuelve a Buenos Aires eliminado en primera ronda.

El contexto no es festivo ni mucho menos para la "Pulga", algo que contrastó fuertemente hoy con la celebración que le preparó la comuna de Bronnitsy a su ilustre visitante sobre el lago que rodea la concentración argentina.

Una torta del tamaño de Messi, bandas tocando en la arena y cantantes solistas extendiendo el show bajo el abrasador sol de la tarde, mientras los remeros cruzaban la pista preparada especialmente para ellos y las familias se animaban a un chapuzón en las aguas marrones del lago Belskoe, enmarcaron la fiesta-homenaje que le dedicó al rosarino este pueblo de 20.000 habitantes.