24/06/2018 Bolivia

El Gobierno busca actualizar la legislacin de organizaciones polticas

El TSE elaboró el proyecto de Ley de Organizaciones Políticas que plantea que los partidos designen sus binomios presidenciales mediante elecciones primarias, además de sanciones para el transfugio político.

Bolivia busca actualizar su legislación sobre el funcionamiento de las organizaciones políticas al haber quedado "desfasada" frente al marco constitucional que rige en el país desde 2009 y que reconoce distintas formas de democracia.

 Actualmente están en vigencia la Ley de Partidos Políticos, que data de 1999, y la de Agrupaciones Ciudadanas y Pueblos Indígenas, de 2004, que "en su momento fueron muy valiosas e importantes", pero que "hoy están totalmente desfasadas" respecto a los procesos democráticos, dijo a EFE el vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), José Luis Exeni.

El documento, presentado públicamente hace unos días, es el resultado de un "muy amplio proyecto de construcción participativa" que comenzó en mayo de 2017 y que incluyó encuentros y talleres con diversos sectores en las nueve regiones bolivianas.

La norma reconoce tres tipos de entidades políticas: los partidos, de alcance nacional; las agrupaciones ciudadanas, en el ámbito departamental y municipal, y las organizaciones de los pueblos indígenas y campesinos, sujetas a normas y procedimientos propios de esos sectores.

El documento plantea que la definición de cualquier candidatura, jefatura o delegación sea resultado de "procesos de democracia interna" que estén expresados en sus estatutos y que garanticen "plenamente" la paridad entre hombres y mujeres, consignó la agencia EFE.

Otra novedad es que por primera vez se establecen parámetros claros para identificar y sancionar el transfugio político, que en el documento figura entre las infracciones muy graves. En la propuesta del TSE, se considera transfugio cuando una persona elegida por un partido renuncia al mismo para irse a otro, cuando se declara "independiente", o cuando "vota sistemáticamente en contra de los principios" de su organización, explicó Exeni.  Quienes incurran en esto perderán su escaño, o su estatus de dirigente o militante, según el caso.

Otro aspecto relevante es una propuesta para financiar a las organizaciones políticas mediante fuentes privadas y estatales, garantizando el derecho de los electores a la información y una mayor equidad en el acceso de esas entidades a los medios. La nueva propuesta "no implica dar dinero a los partidos y que rindan cuentas", como ocurría antes, sino que el TSE administre estos recursos públicos "para contratar franjas" en los medios y ponerlas a disposición gratuita de los partidos".