24/06/2018 Libia

Sin recibir a 230 emigrantes, Italia y Malta se acusan de falta de humanidad

El barco de la ONG alemana Lifeline socorrió el miércoles a 230 migrantes cerca de las costas de Libia y hace más de tres días que espera una solución en el Mediterráneo. Ni Italia ni Malta abrieron sus puertos.

Los gobiernos de Italia y Malta se acusaron este domingo mutuamente de falta de humanidad por no abrir ninguno de sus puertos al barco de la ONG alemana Lifeline, que espera una solución desde hace más de tres días en el Mediterráneo, con 230 emigrantes a bordo.



El ministro maltés de Interior y Seguridad, Michael Farrugia, y el titular de la cartera de Infraestructuras y Transportes italiano, Danilo Toninelli, se cruzaron este domingo en Twitter cuando aún no se acallan las repercusiones por el abandono del Aquarius, la nave con más de 600 migrantes que hace dos semanas Italia se negó a recibir y terminó recalando en España.



La Valeta considera que cuando la ONG alemana socorrió este miércoles a los migrantes a pocas millas de las costas de Libia, el puerto seguro más cercano era uno italiano.



Mientras Italia y Malta mantienen sus posturas, el barco de la ONG alemana, que tiene a bordo a unos 230 migrantes, entre ellos cuatro niños, permanece a la espera de que algún país europeo le dé permiso para atracar en un puerto.