22/06/2018 Literatura

Julin Lpez: "Mi ilusin era poder escribir una novela de amor y una novela de Buenos Aires"

"La ilusión de los mamíferos", la nueva novela del escritor argentino, se mueve entre la respiración lírica, el género epistolar y la oralidad para contar una intensa historia de amor, dolor y pérdida entre dos hombres.

Por Juan Rapacioli



"La ilusión de los mamíferos", la nueva novela del escritor argentino Julián López, se mueve entre la respiración lírica, el género epistolar y la oralidad para contar una intensa historia de amor, dolor y pérdida entre dos hombres que se ocultan para darle lugar a su deseo y que celebran un encuentro tan fugaz como eterno.

Publicada por Random House, la novela avanza con lenguaje poético por una Buenos Aires cargada de soledad y construye una voz que le habla a un otro que ya no está pero que sin embargo no deja de estar presente en la memoria, el deseo, la evocación, el dolor y en el amor que se vive como algo definitivo y total.

Julián López (Buenos Aires, 1965) es autor del libro de poemas "Bienamado" y de la novela "Una muchacha muy bella", que fue publicada primero en Eterna Cadencia en la Argentina y luego en Holanda, Francia y los Estados Unidos. El autor habló con Télam sobre el origen y construcción de su nuevo libro.

- Télam: ¿Cuál fue el origen de esta novela?

- Julián López: Venía de "Una muchacha muy bella", que funcionó bien pero que, en algún lugar, me saturó la experiencia de la escritura: no podía escribir. Lo único que podía hacer era estar en Facebook todo el día boludeando. Eso me empezó a angustiar y entonces me impuse una escritura improvisada todos los domingos a la mañana. En un momento, me di cuenta que esos textos pertenecían a un universo común, que tenían que ver con lo epistolar, con alguien que le hablaba a un otro y que claramente era una historia de amor. Lo que yo quería hacer era una novela donde en la primera página el lector tuviera toda la información: una pareja que terminó. Pensaba que eso me iba a facilitar la escritura pero me la complicó mucho más: había que sostener el tono, la dinámica, la vitalidad. Quería trabajar sobre el lenguaje con cierta lírica al servicio de la narrativa.




etiquetas