21/06/2018 Nicaragua

Miembros del Episcopado ingresaron a Masaya para detener una ofensiva contra sus pobladores

En defensa de los manifestantes, líderes católicos ingresaron en procesión al barrio Monimbó, donde incursionaron éste jueves entre 400 y 600 policías en una supuesta "operación limpieza".


Varios obispos, encabezados por el titular de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y el nuncio apostólico, ingresaron hoy en una caravana a la localidad de Masaya, al este de la capital, para intentar detener una nueva ofensiva policial contra pobladores que el último lunes declararon "territorio libre del dictador" a esa ciudad, donde ya murieron 25 personas en las últimas 48 horas.

El cardenal Leopoldo Brenes, el nuncio Waldemar Sommertag y otros obispos fueron recibidos por miles de personas que salieron de sus casas a aplaudirlos, ondeando banderas de Nicaragua, luego que fuerzas combinadas del gobierno de Daniel Ortega invadieran también la ciudad colonial de Granada, a 50 kilómetros al sudeste de Managua, donde se temen nuevos ataques.

El presidente de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh), Alvaro Leiva, que informó de que Masaya se declaró "territorio libre del dictador", aseguró, citado por la agencia EFE, que allí se vive "una situación gravísima, hay que hacer un llamado al presidente Ortega a detener esto", en referencia al asalto policial del que también había advertido hoy el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez en Twitter.

En medio de cantos religiosos y el himno de Nicaragua, los líderes católicos recorrieron en procesión varias cuadras de Masaya en dirección al barrio indígena de Monimbó, donde esta madrugada se registró una incursión policial sobre pobladores civiles que protestaban tras retenes y barricadas.