17/06/2018 Bolivia

Morales descarta plantear una contrademanda a Chile ante La Haya por el Silala

Bolivia descartó la posibilidad de presentar una “contrademanda” que le permitiría acusar a Chile en el diferendo que ambos países mantienen ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por el Silala, un curso de agua ubicado en una zona fronteriza, reveló hoy el presidente Evo Morales.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo que su país descartó presentar "una contrademanda" a Chile, tras reunirse en La Haya con el equipo jurídico que lleva el caso ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). En su lugar, Bolivia entregará una contramemoria ante la CIJ antes del 3 de septiembre, es decir, una respuesta a la memoria presentada por Chile hace un año.


Tras estas declaraciones a la agencia EFE, Evo morales partió este domingo a China para reunise con Xi Jinping. Una semana antes se había reunido en Moscú con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Según EFE, la contrademanda le habría posibilitado a La Paz presentarse como parte acusadora en el diferendo del Silala, como lo es en el otro juicio ante el alto tribunal de la ONU sobre su eventual salida al océano Pacífico.

Morales apeló a la resolución que aprobó la ONU a petición de Bolivia en 2010, por la cual se consideró como un derecho humano básico el acceso al agua potable.

"Al margen de las demandas, qué bueno sería buscar soluciones de carácter diplomático. Nosotros tratamos porque el agua es un derecho humano. Agua es vida, y si nos entendemos desde ese punto de vista, debería de haber acuerdos", añadió. "Hubo algunas abstenciones, pero no rechazos. Eso significa que tenemos una política internacional sobre los recursos naturales", añadió el mandatario, citado por EFE.



Evo Morales prepara una contramemoria

El mandatario boliviano prepara en La Haya, junto al equipo jurídico que lleva las demandas que Bolivia y Chile mantienen ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), una contramemoria que su país tiene que presentar antes del 3 de septiembre, con el objetivo de defender a su país de las acusaciones chilenas, que denunció al país vecino por el uso de las aguas del Silala.

Santiago considera que el Silala es un río internacional y ambos países conservan derechos respecto a sus aguas, mientras que, tal como consigna la agencia EFE, La Paz asegura que es una canalización hecha a principios del siglo XX por una compañía chilena en el Potosí y que fue ilegal y abusiva para sus intereses.

Preguntado por las relaciones con Chile, Morales aseguró, en una entrevista con EFE, que está "dispuesto a retomar el diálogo de los distintos temas, no solo del Silala", sino también "de otros pendientes como los campos minados" que quedan en algunas zonas de la frontera.


¿Cuál es el conflicto con las aguas del Silala?

El Silala es un sistema hídrico cuyo nacimiento se encuentra en la ciudad bolviana de Potosí y cruza la frontera hacia Antofagasta, pero su uso y estatus complicó en los últimos 20 años, las relaciones entre Santiago y La Paz.

En 2009 ambos países anunciaron un preacuerdo, que indicaba que Chile estaba dispuesto a oagar un 50% de la utilización de los recursos hídricos del Silala. Sin embargo, el pacto se echó para atrás.


En 2017, Chile presentó una denuncia ante la CIJ porque temía que Bolivia cortara el flujo del Silala. En el documento, le reclamó al tribunal que reafirme su derecho a un uso equitativo de las aguas y que advierta a La Paz de su obligación de "tomar todas las medidas apropiadas para prevenir y controlar la contaminación u otras formas de daño a Chile como resultado de sus actividades".