17/06/2018 Espaa

La odisea de los refugiados y migrantes del Aquarius llega a su fin en Valencia

Tras ocho días de su rescate frente a las costas de Libia y con la negativa de Italia a recibirlos, los 629 inmigrantes del barco desembarcaron con el apoyo de dos naves en el puerto español de Valencia, sobre la costa mediterránea.

Por Cecilia Guardati

En total, en los tres barcos que llegaron a Valencia, hay 123 menores, muchos de ellos no acompañados, 80 mujeres, de las que cuales al menos siete están embarazadas, y 450 hombres. La primera embarcación con refugiados y migrantes en llegar a Valencia fue el Dattilo, uno de los dos barcos de la marina italiana que ayudó al traslado de 273 personas que realizaron una travesía de 700 millas marítimas, la mayor parte bajo un intenso temporal. 


El Aquarius, con 106 personas a bordo, llegó segundo al puerto de Valencia y, a continuación, finalmente llegó el barco de la Marina italiana Orione, con 250 personas, y resolvió, al menos en lo inmediato, la última de una larga serie de crisis internas de la Unión Europea por la llegada de refugiados y migrantes de África, Medio Oriente y Asia Central desde 2015. 



Una gran pancarta con el lema "Bienvenidos a vuestra casa", recibió a los migrantes y refugiados en la base de operaciones del puerto de Valencia, el destino "seguro" que el flamante gobierno español, en manos del socialista Pedro Sánchez, ofreció a estas personas después de que Italia y Malta se negaron a abrirle sus puertas. 



El gobierno español les ofreció un permiso de estadía de 45 días en su territorio, por considerar que se trata de una ingreso extraordinario por razones humanitarias, explicó a la prensa un responsable de la Comisaría de Extranjería de la Policía española.