11/06/2018 Infografa

Kim y trump, listos para una cumbre histrica que iniciar un largo proceso

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el máximo líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, harán historia en Singapur al reunirse cara a cara, pero detrás de ellos tienen años de diplomacia y negociaciones e, incluso, un acuerdo que consiguió por un tiempo frenar o desacelerar el programa nuclear norcoreano.

 La rivalidad entre Estados Unidos y Corea del Norte comenzó en los últimos tiempos de la Segunda Guerra mundial y se consolidó ya entrada la Guerra Fría con la Guerra de Corea. Sin embargo, el conflicto internacional por el desarrollo de armas nucleares en el hermético país comunista recién estalló en la primera mitad de los años noventa. 

En 1993, el entonces máximo líder de Corea del Norte, abuelo del actual mandatario, Kim Il-sung, inauguró el más próspero período de negociaciones diplomáticas con Washington con una amenaza: anunció que tenía la intención de abandonar el Tratado de No Proliferación Nuclear. 

El entonces gobierno estadounidense, encabezado por el presidente Bill Clinton, decidió reaccionar rápido, quizás impulsado por la convicción de los servicios de inteligencia del país, que sostenían que Pyongyang ya había enriquecido suficiente plutonio para producir una o dos cabezas nucleares, capaces de ser colocadas en un misil u otro tipo de arma. 

Clinton echó mano a todo tipo de negociadores políticos, como el ex presidente Jimmy Carter, el demócrata que se convirtió al año siguiente en el primer ex mandatario en pisar Corea del Norte.