17/05/2018 Brasil

Odebrecht vuelve a apostar por la obra pblica en la regin, tras el escndalo

"Disculpe, Odebrecht se equivocó", dice un cuadro en la sede de San Pablo de la constructora que ahora busca permanecer en la región, incluida la Argentina, con la promesa de haber cambiado tras el Lava Jato.

Por Pablo Giuliano

"Disculpe, Odebrecht se equivocó", dice un cuadro en el piso 16 de la sede de San Pablo de la constructora que confesó haber corrompido a políticos y gobiernos y que ahora, aseguró la responsable de buenas prácticas, busca "recomenzar" y no retirarse de ningún país, incluida la Argentina, con la promesa de haber cambiado luego del torbellino que fue la Operación Lava Jato.


El control de Odebrecht lo ejercen actualmente, dentro de la empresa y hasta 2019, un funcionario del Departamento de Justicia de Estados Unidos y otro de la fiscalía brasileña. Ellos trabajan en el lugar donde lo hacían los mayores corruptores confesos de Brasil.

"La Operación Lava Jato significó una ruptura, no apenas para la sociedad brasileña, sino que es un antes y un después en toda América Latina", dijo a Télam Olga Pontes, una de las figuras más importantes del ámbito empresarial de Brasil hoy, directora de cumplimiento regulatorio de la constructora más grande de Brasil y de la región.


La empresa firmó acuerdos por 3.500 millones de dólares con Estados Unidos, Suiza y Brasil. Luego se sumaron Panamá, República Dominicana y Ecuador. "Faltan países para el acuerdo como Argentina, Venezuela o Perú, también por una cuestión de legislación que permita cerrar un acuerdo. Estos países van a madurar para combatir la corrupción y este puede ser un legado de la Lava Jato en América Latina, crear instrumentos legales contra la corrupción y la llamada compliance (buenas prácticas)", sostuvo Pontes.