13/05/2018 Indonesia

Miembros de una familia se inmolaron con explosivos en iglesias: hay 13 muertos

Seis integrantes de una familia, incluidos dos adolescentes y dos niñas, se inmolaron en centros religiosos de la ciudad de Surabaya y ocasionaron 13 muertos, en la ola de ataques explosivos contra iglesias cristianas más grave desde 2000.

Los atentados en la segunda ciudad en importancia de Indonesia y de mayoría musulmana provocaron, además de los 13 muertos, 41 heridos, y los ataques fueron reivindicados por el yihadista Estado Islámico.  El dato más escabroso de esta seguidilla de ataques en una iglesia protestante, una católica y una pentecostal es que los autores son todos miembros de una misma familia indonesia que regresó de Siria. Del accionar participaron dos hijos de 18 y 16 años y dos niñas de 12 y 9 años.


Este domingo por la mañana, según informó informó Tito Karnavian, jefe de la policía nacional, el padre de la familia detonó una bomba colocada en un auto, dos de los hijos utilizaron una motocicleta para perpetrar su ataque y la madre, que estaba con las niñas, efectuó el tercero.



El primer ataque se produjo en la iglesia católica de Santa María de Surabaya, dijo a periodistas en el lugar del atentado el vocero de la policía, Frans Barung Mangera. Minutos más tarde se registró una segunda explosión en la iglesia de Diponegoro y una tercera en la de Pantekosta, agregó Mangera.



El vocero señaló que el escuadrón antiexplosivos detonó tres bombas caseras sin estallar, dos en la iglesia de Pantekosta y una en la de Diponegoro.



El mismo papa Francisco oró hoy por las víctimas de los ataques. 

El Papa habl del atentado en Indonesia