09/05/2018 financiamiento

Las reacciones internacionales sobre el pedido de asistencia financiera al FMI

El gobierno de los Estados Unidos; el jefe del ejecutivo español, Mariano Rajoy; el ministro de Economía de Brasil, Eduardo Guardia; y analistas e inversores de distintos bancos europeos evaluaron la decisión que tomó el presidente Mauricio Macri.



El subsecretario de Asuntos Internacionales Departamento del Tesoro, David Malpass, aseguró que su país “respalda las reformas de Macri”. Fue durante la 48° edición de la Conferencia Anual de las Américas, organizada por el Consejo de las Américas en la ciudad de Washington, según dijeron a Télam fuentes de la Cancillería.

Por otra parte, descartó que la devaluación del peso en la Argentina sea el comienzo de una crisis de los países emergentes: "No creo que estemos viendo eso, pero seguiremos de cerca las negociaciones".



El jefe del gobierno español expresó "todo su respaldo y solidaridad" al presidente Mauricio Macri a través de una misiva, en la que manifiesta su deseo de que las negociaciones con el FMI “lleguen a buen puerto”.

"El gobierno confía plenamente en la capacidad de un gran país iberoamericano como Argentina, de su pueblo y de sus dirigentes para superar este reto y alcanzar las metas de crecimiento, empleo, desarrollo y bienestar que todos los argentinos desean", dice la carta.



El ministro de Economía, Eduardo Guardia, aseguró a la prensa de su país: “No veo razones para no apoyar”. Y aseguró que Brasil enfrenta una situación "confortable" frente al escenario externo generado por la devaluación de las monedas en los países emergentes.





Alejandro Hardziej, del banco suizo Julius Baer: "Pedir un préstamo al FMI es más que nada un medida preventiva y sobre todo una señal al mercado para aquellos que dudan de la solvencia del país y/o temen el impacto de las subidas de tasas en Estados Unidos y cuánto más caro le sería a Argentina financiar el déficit fiscal".

"Es una buena noticia, aunque la primera impresión para muchos genere una sensación negativa sobre todo a los argentinos, que les trae recuerdos de la última crisis"

Daniel Alvarez, analista de la londinense Alpha Capital Markets: "La imposibilidad de reducir el déficit ni la inflación a los objetivos marcados, el hecho de que la suba de los tipos de interés americanos hayan hecho menos atractiva la deuda argentina por ser aún considerada de riesgo por los inversores internacionales y la propia falta de confianza a nivel interno en la moneda local, que hace que la mayoría de los argentinos prefieran invertir en dólares, han formado un cocktail de difícil digestión que ha forzado al presidente a buscar ayuda en el FMI"

"Las medidas gradualistas de Macri parecen no ser suficientes para poder solucionar el problema y, muy probablemente, el FMI exigirá fuertes recortes como contrapartida. Aún es pronto para juzgar los resultados de la negociación, pero los acontecimientos de los últimos días parecían no dejar otra alternativa"

Graham Stock, analista de mercados emergentes de BlueBay Asset: "Sin duda la solicitud del préstamo es algo bueno. El banco central (de la República Argentina) ha enfrentado desafíos en la administración de la moneda y en mantener la inflación bajo control y la administración de Macri ha seguido un enfoque muy gradual para el ajuste fiscal".

"Ese gradualismo en las reformas fiscales depende en gran medida del acceso al financiamiento externo. Ahora, en un mundo de liquidez global más ajustado, un dólar más fuerte, el financiamiento externo ya no está asegurado"