16/05/2018 panorama

Presentaron el "Inventario de glaciares", una herramienta que habilitar nuevos escenarios

El resultado del Inventario de glaciares, la situación judicial de los primeros acusados por violar la ley y las intenciones de los sectores vinculados a la minería de modificarla son algunos de los ejes centrales que atraviesan el escenario complejo de una ley que cumple una década.

Por Daniela Bonamino


Según el resultado del "Inventario de glaciares", un mapeo que identifica y monitorea los glaciares y los ambientes periglaciares de todo el país presentado este mediodía en la Casa Rosada por autoridades nacionales, en la Argentina hay 16.986 glaciares en la Cordillera de los Andes y en las Islas del Atlántico Sur.

El estudio se esperaba para definir con precisión dónde se encuentran y así poder hacer pleno uso efectivo de la ley que los proteje como recurso hídrico y de proyectos mineros que puedan amenazarlos, entre otros.

Entre los más de 16 mil glaciares identificados, 40 están dentro del área de explotación de los proyectos mineros de Veladero y Pascua Lama. Los ambientalistas esperan que la Justicia aplique la ley postergada, mientras que desde la secretaría de Minería buscan la modificación de algunos artículos referidos a lo que se denomina el ambiente periglaciar donde según el inventario, de las muchas geoformas que lo componen, sólo en los glaciares de escombro hay evidencia científica de concentraciones de hielo.

"Con esto se termina con un pasivo en la política ambiental", aseguró el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, e informó que el inventario se remitirá a los gobernadores para definir qué actividades se pueden hacer y cuáles no.

“Se ha debatido mucho sobre esto y es importante celebrar porque achica la brecha entre el debate simbólico y lo tangible. Siempre hay tensión entre el desarrollo y la protección de ambiente y hay que achicar las brechas y poder medir con la verdad”, definió el jefe de Gabinete Marcos Peña durante la presentación. “A partir de hoy la Argentina tiene una herramienta muy concreta para discutir sobre la preservación del agua y los glaciares y trabajar con las provincias para delimitar los límites de dónde puede o no hacer desarrollos”.

El mapa del inventario

Según el informe presentado, en Argentina hay 16.968 cuerpos de hielo (16.078 sobre la Cordillera de los Andes y 890 en las Islas del Atlántico Sur) que ocupan una superficie de 8.484 km2, un tamaño equivalente a 41 veces la ciudad de Buenos Aires.

Argentina es el segundo país de América Latina con más glaciares y está entre los 15 países con mayor superficie de hielo en el mundo.


¿Qué dice la ley?

La ley de protección de glaciares establece los presupuestos mínimos para la protección de los mismos y del ambiente periglacial con el objeto de preservarlos como reservas estratégicas de recursos hídricos para el consumo humano; para la agricultura y como proveedores de agua para la recarga de cuencas hidrográficas; para la protección de la biodiversidad; como fuente de información científica y como atractivo turístico.

Reseña histórica del nacimiento de la ley

Fue presentada en 2008, por la entonces diputada Marta Maffei, para proteger los glaciares y fue aprobada por mayoría en ambas cámaras del Congreso Nacional.

“El 70% de la Tierra está cubierta por agua, pero sólo el 2,5% es dulce y está en condiciones de ser usada para el consumo humano. Y el 70% de esa agua dulce está en los glaciares. Voy a dar cifras que llaman la atención y duelen, pero es bueno que las tengamos en consideración: todavía hay más de 1100 millones de personas que no poseen agua, el 18% de la población mundial”, argumentó el senador Daniel Filmus, el entonces presidente de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable, el 22 de octubre de 2008. 



Sin embargo, el 10 de noviembre de 2008 Cristina Kirchner vetó la ley al argumentar que excedía el alcance de las facultades reservadas a la Nación en el artículo 41 de la Constitución Nacional.

En 2010, Miguel Bonasso retomó el proyecto de Maffei y realizó una nueva presentación, que se conjugó con las modificaciones que hizo el senador Filmus, y finalmente el Congreso de la Nación aprobó la ley 26639 el 30 de septiembre de 2010.

De acuerdo con la ley, el Gobierno Nacional firmó entonces un convenio con el Conicet para la realización del Inventario de glaciares a cargo del Instituto Argentino de Glaciología y Nivología (Ianigla) con el fin de identificar y monitorear todos los los glaciares y los ambiente periglaciares dentro de los cuales puede o no haber recurso hídrico.

Según a los resultados del inventario, el número total de glaciares y cuerpos de hielo del país es de 16.073 y cubren un área de 5.780 kilómetros cuadrados. Allí se señala la existencia de alrededor de 40 cuerpos de hielo en la zona de la explotación minera en Veladera y Pascua Lama, lo que dejaría en evidencia la inconsistencia de dichos proyectos en esa región de la provincia de San Juan.

El inventario y la definción de glaciar y el ambiente periglaciar

El Dr. Lucas Ruiz, geólogo del Ianiglia a cargo del monitoreo de detalle del inventario nacional de glaciares detalló en el Congreso de qué se trata y cómo se lleva adelante.

25:47 Presentacin del proyecto de ley de prohibicin a la Megamineria metalifera y de raciactivos. Conciencia Solidaria ONG 306 vistas 13:40 Demoledora crtica de Pino Solanas a Marcos Pea y el gobierno de Macri Proyecto Sur Medios 45 k vistas 1:


Se trata de una herramienta que crea la ley para identificar y monitorear los glaciares y los ambiente periglaciares dentro de los cuales puede o no haber recurso hídrico.

El ambiente periglaciar es el que despierta mayor polémica entre los promotores de la explotación minera y los defesores ambientales sobre la inclusión o no de este en el amparo de la ley a pesar de que la mismo lo contempla.

Según detalló Ruiz, la ley remite a la preservación de los suelos que tienen que tener un rol de regulador del recurso hídrico. Desde lo científico este ambiente no necesariamente tiene que tener hielo, se habla de periglaciar si hay suelos congelados permanetes y si la acción de los ciclos de congelamiento tiene un rol en la generación de sedimentos o del paiseaje. Puede no haber hielo en este ambiente, puede no haber reservas de agua en estado sólido y seguir estando dentro de ese ambiente. 

"Este conocimiento es el que tiene la ciencia hasta ahora, lo que no significa que en otros suelos periglaciares haya o no agua"


El ambiente periglacriar reúne los suelos congelados permanetentes, donde hay una fracción dentro del suelo (no la superficie) donde la temperatura se encuentra por debajo de 0 grados por más de dos años. En este caso hablamos de "permafrost". Si hay agua en el espacio poral de ese suelo, va a estar congelada. Si esa agua puede alcanzar concentración en volumen de alrededor de mas del 40%, si hay una pendiente morderada, y hay un aporte de eritro suficiente, ese suelo se va a empezar a mover, a deformarse lentamente y formar lo que se conoce como glaciares de escombro. 

El geólogo especificó que dentro del ambiente periglaciar hay numerosas geoformas, pero las evidencias científicas indican que son los glaciares de escombro, el permafrost que repta el que tiene altas concentraciones de hielo. Eso permite clasificarlo como reservas de agua.

"Este conocimiento es el que tiene la ciencia hasta ahora, lo que no significa que en otros suelos periglaciares haya o no agua. se sabe que en los glaciares de escombro sí hay", agregó.

La aplicación de la ley

Hasta ahora, y a partir de la ley de glaciales, existen tres procesamientos sobre ex titulares de la Secretaría de Ambiente. Se trata de Omar Judis, Sergio Lorusso y Juan José Mussi; la causa comenzó por el derrame en la mina Veladero, de la Barrick Gold. Son acusados de violar la ley de glaciales porque establecieron un criterio tan restrictivo que hizo imposible que fueran inventariados  -y por ende protegidos- muchos cuerpos de hielo de la zona donde está asentada la mina de Barrick Gold. Según el juez Casanello, los funcionarios retuvieron información, demoraron el inventario y postergaron los trabajos que debían hacerse en la zona de Veladero a pesar de que era "zona prioritaria" por mandato legal. 

El abogado Enrique Viale, de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas y representante de la Asamblea de Jáchal de San Juan, detalló que en los allanamientos se identificaron 44 proyectos mineros sobre glaciares y que además de los tres secretarios de ambiente hasta 2015, también se procesó a Ricardo Villalba, presidente de Ianiglia, por inclumplir la ley de glaciares, que se desprendió como una subcausa a partir de la ley de derrames.

Según Viale, hay intenciones del Gobierno en avanzar hacia la modificación de la ley que se pudieron empezar a desentramar tras la filtración anónima que recibieron de un borrador de Minería analizando puntos factibles de modificar que se centran en tres cuestiones específicas: límite de una hectárea, significancia hídrica y la reduccción del ambiente periglaciar sólo a los glaciares de escombro.

Este borrador fue recibido por la Justicia y según Viale tuvieron confirmación desde Minería de que era un material en el que se estaba trabajando.

 

Proyectos mineros y la intención de modificar la ley

Además del borrador que se conoció en diciembre de 2016 sobre la estrategia diseñada por técnicos de la Secretaría de Minería para modificar ciertos aspectos de la ley, el secretario de Minería, Daniel Meilán, ratificó que el gobierno nacional en las próximas semanas remitirá al Congreso para su ratificación el Nuevo Acuerdo Federal Minero firmado con 17 provincias, y que "ya se está trabajando entre los ministerios de Energía y Minería y Medio Ambiente en las potenciales mejoras a la ley de glaciares".

El secretario precisó que el país requiere entre US$ 300 y US$ 500 millones en exploración al año para acelerar el proceso de desarrollo minero.

"Estamos hablando con las autoridades de la comisión de Minería del Senado para analizar el momento oportuno de ingresar el Acuerdo", explicó Meilán al referirse al documento que además deberá ser ratificado o rechazado por cada uno de los legislativos provinciales y para lo cual anticipó la firma del gobernador de La Rioja, Sergio Casas.



Para Meilán, la ratificación del Acuerdo "es asegurar a los inversores internacionales que la Argentina no va a cambiar mas las reglas de juego, que el país aprendió de sus errores y más allá de las cosas que se hicieron mal es la oportunidad de hacer las cosas bien".

"Lo principal es crear escenarios de previsibilidad con el objetivo de buscar el desarrollo con equidad y el acuerdo busca compromiso, confianza, seguridad, gestión eficiente", explicó al señalar que el documento busca "armonizar la minería en su tratamiento jurídico, administrativo, comunitario y ambiental".

"La idea es terminar de ponerse de acuerdo con las provincias que son dueñas de los recursos, con el convencimiento de que la minería no tiene grietas políticas y es un tema que nos junta a todos porque sabemos que, o la Argentina se pone a pensar en desarrollar sus recursos mineros, o vamos a tener problemas", aseguró.