27/04/2018 informe

Uno de cada dos jvenes asegura que conducira despus de tomar alcohol

Un estudio realizado por la Agencia Nacional de Seguridad Vial demostró que para los jóvenes el tema del alcohol asociado a la conducción no es una preocupación, aún sabiendo que ponen en riesgo su vida.

Por Valentina Selzer

Una investigación realizada por el Observatorio Vial perteneciente a la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), determinó que en la Argentina el 50% de los jóvenes de entre 16 y 30 años conducirían después de tomar alcohol, a pesar de que el 93% sabe que esa acción aumenta considerablemente el riesgo de sufrir un accidente, y como consecuencia graves traumatismos o la muerte.

Los resultados demostraron que para los jóvenes el alcohol asociado a la conducción no es una preocupación y, aunque ponen en riesgo su vida y la de terceros, deciden incurrir en conductas riesgosas.

El estudio indicó que esta problemática no aparece espontáneamente como una preocupación de los jóvenes en la Argentina. Cuando ellos hablan de las faltas en relación a la seguridad vial, el alcohol al volante casi no tiene incidencia.

Esta falta de reconocimiento de que conducir alcoholizado es un peligro al que someten su vida y la de los demás, responde a tres razones fundamentales:

• “A mí no me va a pasar”, en los jóvenes predomina un sentimiento individual de excepción que se acompaña de la creencia de poder controlar los efectos del alcohol en el cuerpo. Se minimiza la percepción del riesgo de sufrir un accidente.

• Los jóvenes le atribuyen al alcohol un rol "esencial" en su vida social, sobre todo en las salidas nocturnas; el consumo es un hábito arraigado con origen en la adolescencia que está presente en gran parte de los momentos de sociabilidad.

• No sienten preocupación de ser controlados o sancionados por conducir bajo los efectos del alcohol, lo que genera que no perciban un costo al hacerlo.  

En la Argentina, los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 34 años

A.N.S.V.

Entre marzo y noviembre de 2017, se realizaron en el país controles de alcoholemia a 21.500 conductores en 14 municipios de ocho provincias: los jóvenes presentaron alcoholemias positivas en un 58% más que los adultos, lo que afirma que están más expuestos a riesgos que el resto de la población.

Precisamente, son los conductores jóvenes quienes superan las probabilidades de sufrir un accidente por esta causa debido a sus comportamientos impulsivos, que los adultos que poseen mayor experiencia.