25/04/2018 Estados Unidos

Dividida, la Corte Suprema discute el cuestionado el veto migratorio de Trump

El debate en la máxima corte del país ya atrajo la atención de los inmediatamente afectados, de varios gobiernos de estados críticos de la Casa Blanca, organizaciones de derechos civiles y algunas de las principales asociaciones religiosas de Estados Unidos.

La primera audiencia de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre el veto migratorio de Donald Trump estuvo marcada este miércoles por la tensión y la división del tribunal, entre los que creen que discrimina a los musulmanes y los que apoyan a la Casa Blanca, con una leve ventaja a favor de estos últimos.


Mientras Trump se juega una batalla central para su discurso político en la corte, un nuevo frente legal se le abrió en los tribunales de Washington. El juez John D. Bates resolvió que la derogación en septiembre pasado del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que daba un marco legal a jóvenes que llegaron al país como menores con sus familias y se quedaron a vivir sin papeles, "no fue debidamente explicada" y, por lo tanto, fue "ilegal".

Bates fue contundente en sus críticas a la decisión de Trump de poner fin a uno de los programas migratorios insignia del ex presidente Barack Obama, pero no suspendió la medida presidencial, sino que dio 90 días a la Casa Blanca para reformular su posición.


Si Trump no presenta un nuevo decreto para derogar el DACA -o logra que el Congreso apruebe una ley al respecto, como propuso originalmente-, el gobierno "deberá aceptar y procesar nuevas solicitudes de DACA, así como las renovaciones", decidió el juez.  Trump tiene hasta finales de julio para responder al pedido del magistrado, pero antes celebrará o tendrá que aceptar una dura derrota en la Corte Suprema.