14/04/2018 Bafici

John Waters celebra el mal gusto con su humor corrosivo y su cine subversivo

El cineasta y escritor estadounidense, conocido mundialmente como uno de los reyes del cine basura, es uno de los invitados de lujo del vigésimo Bafici, donde además presentó algunas de sus mejores películas.



El cineasta y escritor estadounidense John Waters, conocido mundialmente como uno de los reyes del cine basura, es uno de los invitados de lujo del vigésimo Bafici, donde además de presentar algunas de sus mejores películas de humor subversivo y celebración del mal gusto, tuvo ayer un encuentro con la actriz argentina Isabel Sarli, a quien admira y reconoce como una gran influencia para su obra.

"Isabel fue sin dudas un ejemplo enorme para mi", admitió Waters, dueño de una extraña y divertida elegancia (bigote mínimo, traje blanco con estampado verde de follaje y loros, zapatos negros acharolados y medias de rayas a colores), sobre la gran intérprete argentina, de cuya sensualidad se nutrió Divine, travesti, diva y asesina, pervertidora del buen gusto y las buenas costumbres, y uno de sus personajes más atractivos y radicales.

Oriundo de la pequeña ciudad de Baltimore, Waters se convirtió en héroe de la contracultura y emblema de un cine independiente irreverente y políticamente incorrecto, amigo de lo diferente y crítico del orden establecido, con obras cumbres del "cine trash" como "Mondo Trasho", "Female Trouble" y "Pink Flamingos", y otros filmes más pop pero igualmente corrosivos como "Cry Baby", "Hairspray" y "Serial Mom".


Télam: ¿Sus películas son también una celebración de lo diferente?


John Waters: Sí. Queríamos celebrar el hecho de que no éramos como el resto y estar felices en nuestra diferencia. Al principio en el mundo gay tampoco gustaban mis películas porque entendían que Divine se estaba burlando del drug. Divine no era para nada transgénero. Quería ser un monstruo, no una mujer. Quería pasar como Godzilla, pero le hubiera gustado ser Isabel Sarli también.