12/04/2018 opinin

Aborto legal: la necesidad de una academia al servicio de las luchas sociales

La Universidad de Buenos Aires ofrece desde este año una materia curricular optativa para alumnos y alumnas de grado, graduados y graduadas sobre el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo. La asignatura integra el programa de la carrera Trabajo Social, tras haber sido aprobada a fines del año pasado por el Consejo Superior de la UBA. Al respecto opinó para Télam la titular de la cátedra Marina Delville, licenciada en Trabajo Social-UBA.

Marina  Delville

Por Marina Delville

Hemos logrado que la materia "Interrupción del Embarazo en Argentina: aportes de las ciencias sociales y el activismo feminista" ya se encuentre en curso en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Durante este primer cuatrimestre tenemos el privilegio de poder dictar esta materia optativa en la Carrera de Trabajo Social nacida de la iniciativa de la agrupación de graduados/as de trabajo social La Roja-Proyecto Colectivo y de la Campaña Nacional por el Aborto legal, seguro y gratuito.

La significación particular que tiene es que, por primera vez, tanto en la Carrera de Trabajo Social como en toda la UBA, se incorpora una materia que aborda la temática del aborto dentro de la estructura formal de la currícula. Contenido excluido históricamente de los planes de estudio.

Se hace imprescindible que las Facultades asuman el compromiso de acompañar, participar y aportar a los debates que, sobre todo en estos momentos, se están dando en la opinión pública y en el Congreso.

Desde una perspectiva integral de la salud resulta imprescindible identificar, describir y comprender de qué modo se manifiestan en la temática del aborto aspectos históricos, sociales, políticos y contextuales. Debemos poder reconocer aquellos procesos que configuraron a lo largo de la historia la expropiación del poder de las mujeres sobre sus cuerpos y su capacidad reproductiva. Y leer en la situación actual del aborto los efectos de dichos procesos. De este modo podremos desandar la forma en que suelen presentarnos este y otros fenómenos sociales, expuestos como hechos en sí mismos, casi como fatalidad, desarticulados de los procesos y condiciones que le dieron origen. Reapropiarnos del poder sobre nuestros cuerpos implica también reapropiarnos del poder sobre nuestros procesos de formación. Enseñarnos lo que no nos enseñan.

Esperamos que esta materia sea un aporte más a la necesidad de formación en el tema, que pueda brindar herramientas teóricas y metodológicas para el abordaje de la problemática del aborto en Argentina desde una perspectiva de género y de derechos humanos, de los que los derechos sexuales y los derechos reproductivos son parte. Es la apropiación de estas herramientas lo que nos va a permitir enriquecer el debate y la reflexión y poder fundamentar sólidamente nuestras acciones para desarrollar un ejercicio profesional que cotidianamente se pronuncie en acto (a través de sus prácticas) en la defensa de los derechos de las mujeres y nos permita también encarar en mejores condiciones las tensiones y confrontaciones que nos atraviesan en los espacios institucionales en los que nos insertamos así como en los procesos de intervención con las mujeres y todas las personas con capacidad de gestar en situación de aborto.

En todo el país podemos encontrar equipos de salud interdisciplinarios para la atención y el acompañamiento de personas que desean interrumpir una gesta. Y quienes conformamos estos equipos nos fuimos nucleando en la Red de profesionales de la salud por el derecho a decidir. Enfrentamos juntas el desafío de hacer efectiva la legislación vigente (que autoriza el acceso al aborto por causales) así como el desafío de acompañar a quienes se les sigue vulnerando este derecho para que puedan acceder a un aborto seguro. Tenemos también la vivencia diaria de los caminos plagados de obstáculos, violencias y perversiones que muchas veces se ven obligadas a recorrer las personas que desean abortar. Ese es el camino que andamos, con la urgente necesidad de avanzar hacia la legalización del aborto como política pública. La urgente necesidad de revertir los penosos y alarmantes índices de morbimortalidad materna por abortos inseguros.

Hoy tenemos una oportunidad a partir de la séptima presentación del proyecto de Ley de Interrupción voluntaria del embarazo por parte de la Campaña Nacional. Resultado indiscutido de la lucha del movimiento de mujeres. En las calles, en los barrios, en las Facultades, en nuestros lugares de trabajo, nos seguirán encontrando con la fuerza de los espacios colectivos, con la indignación por cada maternidad forzada, con la certeza de la necesidad de una academia al servicio de las luchas sociales, con el dolor de cada femicidio por aborto y con la perseverancia de seguir exigiendo educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir.


(*) Licenciada en Trabajo Social-UBA. Titular de la cátedra "Interrupción del Embarazo en Argentina: aportes de las ciencias sociales y el activismo feminista" que se dicta en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

etiquetas