28/03/2018 Libros

Luis Pescetti: Si hay una relacin asimtrica de poder no se puede hacer humor"

En "Una que sepamos todos", el escritor analiza algunos fenómenos del sistema educativo como la incidencia de una corriente "normalizadora" que tipifica las habilidades y apura diagnósticos de "disfuncionalidad".



Con la idea de restituir la dimensión del juego en infancias hipertecnologizadas y menos proclives al despliegue fí¬sico, el escritor, músico y docente Luis Pescetti propone en su libro "Una que sepamos todos" un repertorio de actividades lúdicas que recuperan el valor de la tradición oral y la música como estrategia de aprendizaje o instancia de acercamiento entre padres e hijos.

Musicoterapeuta y autor de la saga juvenil "Natacha" -cuya adaptación cinematográfica se estrenará el próximo 17 de mayo-, Pescetti se dedicó en los últimos años a rastrear juegos, trabalenguas y otras piezas maestras de un mundo analógico que palidece frente a la oferta omnipresente de pantallas: la idea es rescatar esa tradición y ponerla al servicio de las aulas y las familias para mostrar cómo es posible estimular la imaginación y el gusto por la música sin movilizar grandes recurso humanos o materiales.

- Télam: ¿Qué transformaciones ha sufrido el juego en las dinámicas familiares y educativas?
- Luis Pescetti:
El juego, como todas las cosas en el tiempo, sufrió cambios y se trasladó a espacios más seguros. Todo el mundo le echa la culpa a las pantallas pero el problema es que cambió la relación con la vereda y la calle, que dejaron de ser espacios seguros y por lo tanto dejaron de ser transitados por los chicos. La vereda y el campito no le ganan a la tecnologí¬a, pero hoy quedaron fuera del alcance de los chicos.

Muchos responsabilizan por estos cambios a la tecnología pero la verdad es que si viví¬s en un departamento y tu hijo no puede bajar ni siquiera al almacén solo, el problema no es la tablet. El juego que antes estaba vinculado al despliegue en un espacio seguro mutó. Sí es cierto que a medida que la calle se iba haciendo más insegura, el entretenimiento facilitado por la tecnologí¬a se fue haciendo cada vez más complejo y atrapante.