24/03/2018 cine

Mariano Oliveros invita a los espectadores a volcarse al cine nacional

El periodista y productor expone en su segundo libro cuáles fueron los grandes cambios culturales que se dieron en la última década en el consumo audiovisual en la Argentina y cuáles son las oportunidades que deberían aprovecharse en el panorama actual de la producción y exhibición cinematográfica.

El especialista en marketing y mercado cinematográfico Mariano Oliveros es el autor de “Yo veo cine argentino”, un libro que tuvo su presentación pública en el último Festival de Cine de Mar del Plata y en el que investiga los motivos que llevan a muchos espectadores argentinos a no darle una oportunidad a su propio cine y propone diversos mecanismos para que los directores y productores locales reviertan definitivamente esa tendencia.

El libro está dirigido principalmente a realizadores, productores y miembros de la industria del cine argentino, ya que no se queda en el simple estado de la cuestión sino que se encuentra repleto de datos, informaciones y consejos que Oliveros considera más adecuados para lograr revertir en los espectadores locales su tendencia a repetir la frase “yo no veo cine argentino”.

“Me preocupa mucho el prejuicio y los conceptos equivocados que se manejan entre las personas que se dedican a esto. Puedo entender y aceptar fácilmente que 'Doña Rosa' no vea cine argentino. Pero que realizadores y productores sigan manejando preconceptos de consumo que murieron con la llegada de lo digital y de las multi-ventanas de exhibición es muy preocupante”, afirmó Oliveros en una entrevista.

Télam: ¿Cómo ideaste este libro y con qué propósitos?
Mariano Oliveros: Hago análisis de la taquilla y del mercado argentino desde que armé mi blog en 2008. Pero desde muy chico sigo la evolución del cine en Argentina y del cine argentino en el mercado. A medida que pasaban los años, se me hacía más difícil encontrar información sobre el tema. Salvo los textos de Octavio Gettino y alguna entrevista suelta, no había demasiado que sirviera para poner blanco sobre negro con respecto a lo que le espera a una película argentina al momento de ingresar al mercado. Empecé a escribir en Taquilla Nacional artículos sobre esto y la cantidad de directores y productores que se acercaron a comentar o preguntar fue abrumadora. Sin mencionar la cantidad enorme de estudiantes de cine que me decían que les enseñaban a filmar una película pero no qué hacer después con ella. Ahí me decidí y empecé a escribir el libro.
etiquetas