23/03/2018 opinin

Hacer es el mejor discurso

Preservar un ambiente de alta fragilidad, con su patrimonio arqueológico y cultural, y desarrollar el turismo en una zona de vulnerabilidad social, son los mayores beneficios de la creación del Parque Nacional Traslasierra. Al respecto opinó para Télam Agustín Calleri, el ex diputado nacional por Unidos por una Nueva Alternativa y ex tenista.

Agustn  Calleri

Por Agustn Calleri

La creación por ley del Parque Nacional Traslasierra, en Córdoba, consagra la perseverancia durante mi gestión como diputado nacional. Pero más aún, simboliza lo que la sinergia de la política, la sociedad civil y la responsabilidad empresaria pueden lograr juntos cuando hay unidad de criterio en torno a valores trascendentes.

El Senado coronó nuestra iniciativa parlamentaria para poner bajo la custodia del Estado a 220 especies de aves, 35 de mamíferos y 30 de reptiles, en un espacio de 105.000 hectáreas en el noroeste de la provincia.

La noticia de que nuestro proyecto se convirtió en una realidad que va salvar tanta riqueza natural y arqueológica, me sorprendió con una emoción similar a la de ser padre. No exagero. Y esa emoción me anima a redoblar esfuerzos para seguir contribuyendo a generar consensos que se traduzcan en mejorar la calidad de vida real de los argentinos en materia de medioambiente, como en el deporte y en tenis, en particular.

Con la decisión que impulsamos los legisladores, la ONG Aves Argentinas, el gobierno de Córdoba y Parques Nacionales, hemos salvado a varias especies en vías de extinción: el pecarí chaqueño o chancho quimilero, el águila coronada, el loro hablador, el carpintero negro y el cardenal amarillo, además de las últimas poblaciones de guanacos cordobeses, lampalaguas y osos meleros.

La nueva entidad protegerá una parte importante de la extensión boscosa más grande de nuestra región después del Amazonas y el Gran Chaco Americano, que alberga una inmensa biodiversidad y el patrimonio histórico de la ancestral cultura comechingona.

Me siento feliz. La política (nacional, local o deportiva) puede ser una fuerza creadora. Es necesario que las convicciones y los valores estén solventados por la capacidad de gestión y la experiencia, para así dar impulso a las transformaciones que mejoren, al menos un poco, la vida de las personas reales.


(*) Ex tenista y aspirante a la presidencia de la Asociación Argentina de Tenis (AAT). Fue diputado nacional por Córdoba entre marzo de 2016 y diciembre de 2017.

etiquetas