15/03/2018 Brasil

El asesinato de una concejal en Ro de Janeiro conmociona al pas

Brasil amaneció en estado de conmoción política por la ejecución en el centro de Río de Janeiro con cuatro disparos en la cabeza de la concejal opositora Marielle Franco, una dirigente del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) que denunciaba la violencia de la policía en las favelas.



Al menos ocho manifestaciones fueron convocadas en ocho ciudades de Brasil para repudiar el homicidio contra esta dirigente nacida en una favela, socióloga, dirigente afrodescendiente y la quinta concejal más votada en las elecciones municipales de 2016.

Franco era miembro informante de una comisión en el Concejo Deliberante que investigaba la intervención militar de la seguridad pública de Río de Janeiro decretada por el presidente Michel Temer.

En un comunicado, el Palacio del Planalto, sede de gobierno, informó que la administración de Michel Temer "acompañará toda la investigación del asesinato de la concejal y de su chofer que la acompañaba en la noche del miércoles en Río de Janeiro".

"Vamos a encontrar y sancionar a los responsables de este bárbaro crimen; por el tiempo que sea necesario y al costo que sea necesario, pero vamos a hacer justicia a la concejal caída", agregó esta noche el ministro de Seguridad Pública de Brasil, Raúl Jungmann, en conferencia de prensa en Río de Janeiro.



Jungmann precisó que la investigación estará a cargo de la Policía Civil y que, según ésta lo demande, se incorporarán las Fuerzas Armadas, los organismos de inteligencia y las demás fuerzas de seguridad, incluida eventualmente la Policía Federal.

"En realidad, esta investigación ya está federalizada porque tenemos una intervención federal en el estado (Río de Janeiro); estamos trabajando todos juntos", agregó el funcionario, quien subrayó su "confianza en el trabajo que está llevando a cabo la Policía Civil".

Más temprano, el ministro de Justicia, Torquato Jardim, afirmó que no cambiará la estrategia del gobierno de mantener al Ejército como interventor en la seguridad de Río de Janeiro.

"Fue una tragedia, una tragedia diaria más de Río de Janeiro, es necesario ver las razones y capturar a los responsables", dijo Jardim, durante una intervención en el Foro Económico Mundial de San Pablo.