14/03/2018 Tlam Podcast

Se celebra en la Argentina el Da de las Escuelas de Frontera

La conmemoración se realiza cada 14 de marzo tras la promulgación de la Ley 19.524 en 1972. El maestro formoseño Ricardo Vázquez y Marcelo Nascimbelne de la asociación ACAS dialogaron con Télam.



El maestro formoseño Ricardo Vázquez le indicó a Télam que “las educación rural apunta a que los chicos se capaciten para así desarrollarse en su propio contexto”.


 
Ricardo Vzquez, maestro formoseo


Por medio de la colaboración del Estado, sumado al apoyo de organizaciones civiles y la vocación de los docentes, en la Argentina existen unas 11.000 escuelas en zonas aisladas; y la N°4 del Paraje la Libertad de Formosa, ubicada en la frontera con Paraguay, es el establecimiento en el que gracias al aporte de la Asociación de Clubes Argentinos de Servicio (ACAS), el profesor Ricardo Vázquez puede cumplir con su rol de educador.

Marcelo Nascimbelne, vicepresidente de ACAS, informó a Télam que desde la creación de la asociación en 1982 tuvieron como propósito “ser solidarios y es así como se vincularon con la construcción de Escuelas de Frontera”, y señaló que ya llevan construidas 17 escuelas primarias y una secundaria.

 
 
Marcelo Nascimbelne, vicepresidente de la asociacin ACAS

“Somos una ONG independiente, sin vinculación política con ningún sector, cada uno de los fondos son recibidos a través de diferentes clubes del país, empresas amigas y colaboradores especiales”, detalló el miembro de ACAS, quien coincidió con el maestro Ricardo Vázquez en que “todos los niños de Argentina deben tener la posibilidad de educarse y formarse”.

La Escuela N°4 situada a unos 500 km de la capital formoseña, “es el lugar donde colaboro día a día con la educación”, remarcó el profesor rural que cada mañana dicta clases a 25 alumnos de secundario bachillerato de 1° a 6° año con orientación en agro y ambiente.

En cuanto a las posibilidades de los estudiantes, Vázquez sostuvo que “es una filosofía diferente lo rural de lo urbano, mientras la gente que vive en la ciudad tiene todo a su alcance, los chicos rurales todo lo ven más lejano”.

“Lo más lindo que debe haber en el mundo es poder desarrollarse, crecer, perfeccionarse y trabajar en su propio terruño”, destacó el maestro rural, de modo que puntualizó en la necesidad de reforzar el desarrollo de los chicos en su propio contexto sin la necesidad del desarraigo.