25/02/2018 Corea del Norte

Pyongyang afianza el dilogo con Sel en el cierre de los Juegos Olmpicos

Las dos Coreas volvieron a protagonizar este domingo nuevos gestos de distensión, pero los cortocircuitos entre Pyongyang y Washington abren una incógnita sobre el deshielo intercoreano de los últimos dos meses.

Mientras Seúl afirmó este domingo que el gobierno norcoreano tiene la "suficiente voluntad" de dialogar con Washington, Corea del Norte calificó como un "acto de guerra" al anuncio del presidente estadounidense Donald Trump del "mayor conjunto" de sanciones económicas contra Pyongyang, ocurrido el pasado viernes.


Los llamados "Juegos de la Paz" llegaron a su fin este domingo tras dos semanas en las que la política, y en particular los históricos gestos hacia la reconciliación entre las dos Coreas, separadas desde 1945 y que continúan técnicamente en guerra, acapararon más atención que las competiciones deportivas.

La ceremonia de clausura se celebró en el estadio del condado surcoreano de PyeongChang ante unos 35.000 espectadores y con la presencia en el palco oficial de mandatarios del Norte y del Sur -que mantuvieron una nueva reunión de alto nivel antes del evento- y de una delegación estadounidense encabezada por la hija y asesora del presidente norteamericano, Ivanka Trump.


Previamente, el jefe de Estado surcoreano, Moon Jae-in, principal impulsor del proceso de "deshielo olímpico", se reunió con el general norcoreano Kim Yong-chol, un alto cargo del gobierno comunista considerado el cerebro detrás de dos ataques contra intereses del Sur acaecidos en 2010 y que dejaron 50 víctimas mortales surcoreanas.