15/02/2018 Literatura

Sebastin Sigal: "Nunca terminaremos de estar preparados para ser padres"

"Chancho de agua", publicado en el sello Reservoir Books, trata de "un individuo que está incómodo donde está y que en esas condiciones comienza un duelo", resume el autor en diálogo con Télam.



La novela "Chancho de agua", ópera prima de Sebastián Sigal, habla del tránsito hacia la madurez, del paso de la condición de hijo a la de padre, a través de un protagonista que, debido a una ruptura sentimental, se descubre repentinamente adulto y con pocas herramientas para encarar ese desplazamiento.

Sigal comenzó a escribir "Chancho de agua" hace tres años y, como estudiante de cine, primero pensó la historia en imágenes, pero enseguida se convirtió en una novela sobre Andrés, el treintañero que abandona a su pareja (madre de su hijo de tres años) cuando se entera que tuvo un romance con otra persona.

- Télam: ¿Cómo comenzó esta novela?
- Sebastián Sigal:
El disparador es una aventura que parece un desamor pero que en realidad es una muerte propia. El protagonista está perdiendo una parte de él cuando se separa de la persona que lo acompañó durante diez años -siente que no puede ni respirar, que no puede ni salir a la calle-, y ese duelo termina siendo una búsqueda más ancestral, una vuelta constante al propio origen que se transforma en la obsesión por encontrar el momento en que se disoció de sí mismo, un viaje en el que se le activan otras muertes: familiares que perdió, cosas que no dijo.
etiquetas