14/02/2018 Brasil

La crtica poltica se qued con los mayores galardones en el Carnaval

La mítica fiesta coronó como campeona a Beija Flor. La escuela este año eligió para su desfile las diferentes problemáticas sociales que está atravesando el país.

Por Corresponsal


El carnaval de Rio de Janeiro, el evento cultural más importante de Brasil, premió la crítica política con el primer y segundo lugar otorgado a las escuelas de samba Beija Flor y Paraísos de Tuiutí, que le imprimieron un tono diferente a las dos noches de desfiles en el sambódromo.

Beija Flor venció con un desfile en el cual habló sobre la desigualdad secular, la represión policial en las favelas y la corrupcíon.
La tradicional escuela de samba del barrio de Nilópolis, Gran Rio de Janeiro, desfiló con el tema "Monstruo es aquel que no sabe amar. Los hijos abandonados de la patria que los parió".

Mezcló la crítica a los problemas estructurales de Brasil con los 200 años de la novela Frankenstein, de Mary Shelley.
En el desfile, el edificio de Petrobras en Rio de Janeiro fue representado como una gran favela con ratas y empresarios y políticos participando de un banquete, cuatro años después del inicio de la Operación Lava Jato.

La cantante trans Pabllo Vittar, uno de los principales hitos pops de la actualidad, desfiló denunciando la intolerencia y la homofobia.
"Tenemos que seguir cuestionando a este país", dijo Neguinho, como se conoce al presidente de Beija Flor, una escuela de samba que funcionan como sociedades de fomento barriales, por su acción social y cultural.

Tuiutí, modesta agrupación que participa por segunda vez de la primera división de los desfiles en el sambódromo, logró lo imposible: un segundo lugar luego de haber deslumbrado al mundo mostrando al presidente Michel Temer como un "Vampiro neoliberalista" en sus carrozas.