11/02/2018 La Pampa

Sospechan que los incendios en Santa Rosa fueron "intencionales"

El subdirector de Defensa Civil de La Pampa, Damián Bollak, afirmó hoy que el incendio registrado al sur de Santa Rosa, que está "contenido", pudo haber sido "intencional", ya que "no estaban dadas las condiciones para que se inicie naturalmente”, por lo que la policía inició una investigación judicial.

 


“Uno entiende que pudo ser intencional porque no había tormenta y estaba fresco. Si bien no conocemos aún la verdadera causa, no estaban dadas las condiciones para que se iniciara naturalmente", dijo a Télam el funcionario en referencia a los incendios registrados ayer en el sur capitalino.

 El fuego generó alarma entre los vecinos, ya que el predio está rodeado por viviendas sociales y la calle Gaich, que conecta el barrio con el centro de la capital.
Fuentes del Cuerpo de Bomberos de Santa Rosa indicaron que "comenzó una investigación preliminar, por lo que se están realizando las pericias y un informe técnico para determinar el origen del incendio".

Actualmente, en la provincia de La Pampa hay dos incendios considerados “activos”: uno ubicado en la ruta 34, en cercanías a la localidad de La Adela, en el sur, y otro en la ruta 9, en el campo “Los Guanacos”, que comenzó ayer por la tarde entre las localidades de Naicó y Toay.

Asimismo, Bollak aseguró que están "contenidos" los incendios generados “en cercanías a Loventuel”, a la vera de la ruta provincial 10, donde trabajan cuadrillas del Sistema Nacional de Manejo del Fuego, San Luis Solidario y Defensa Civil, así como el que se registró en el predio “La Chuña”, de General San Martín, y sobre avenida Palacios, en Santa Rosa.

 Según datos de la Dirección General de Defensa Civil, hasta el viernes se quemaron en La Pampa "730.000 hectáreas de campo, con un total de 135 focos".

El gobernador Carlos Verna declaró recientemente y a través del decreto 116/18 la "emergencia" o "desastre agropecuario", que regirá entre el 16 de enero y el 30 de junio.

Los departamentos más afectados son Atreucó, Hucal, Caleu Caleu, Toay, Utracán, Lihuel Calel, Curacó, Chalileo y Chical Có.