30/01/2018 Estados Unidos

Historia, curiosidades y datos del discurso del Estado de la Unin

Trump dará esta noche su primer informe de gestión ante el Congreso, un evento anual que encabeza quien ocupe el cargo de presidente estadounidense desde 1790.


El presidente estadounidense Donald Trump intentará levantar su imagen destacando los avances en la economía cuando esta noche brinde en el Congreso su primer discurso del Estado de la Unión, un informe anual que tradicionalmente se utiliza para realizar un balance y presentar propuestas legistativas, similar a la apertura de sesiones ordinarias que se realiza el 1º de marzo en la Argentina.
 
El mandatario también instará a la oposición a aprobar leyes que considera fundamentales como la reforma migratoria y el presupuesto y presentar un plan de infraestructura cuando se dirija desde las 23.10 (hora Argentina) ante ambas Cámaras.

Historia

La carta con la que Jefferson realizó su mensaje anual en 1801.
La carta con la que Jefferson realiz su mensaje anual en 1801.
El discurso del Estado de la Unión está establecido en el Artículo 2, Tercera Sección de la Constitución de los Estados Unidos: “(El presidente) periódicamente deberá proporcionar al Congreso informes sobre el estado de la Unión, recomendando a su consideración las medidas que estime necesarias y oportunas”.
 
El primer mandatario en brindarlo fue George Washington el 8 de enero de 1790 en el Federal Hall de Nueva York, lugar donde funcionó el primer capitolio, recuerda el sitio oficial de los Archivos Nacionales. Tanto Washington como su sucesor, John Adams, encabezaron el evento en persona, decisión que rompió el siguiente jefe de Estado, Thomas Jefferson, que envió su mensaje por escrito.
 
Desde ese momento y por más de cien años los presidentes siguieron ese camino de dar a conocer su discurso mediante una carta al Congreso. Esa tradición la rompió Woodrow Wilson en 1913 cuando se presentó ante ambas Cámaras y desde esa fecha hasta hoy, generalmente en enero, se repite esa práctica de ir en persona al Congreso.
 
El primer mensaje trasmitido nacionalmente por radio fue en 1923 a cargo de Calvin Coolidge y el primero en ser televisado lo brindó Harry Truman en 1947, de acuerdo a la web del Senado estadounidense. El discurso de Lyndon Johnson en 1965 fue el primero en ser transmitido en prime time, mientras que el de George W. Bush en 2002 fue el primero que pudo verse en vivo por Internet.



Otras curiosidades
 
El discurso más largo realizado de forma escrita estuvo a cargo de Jimmy Carter en 1981 (33.667 palabras) y de forma oral fue el de Bill Clinton en 1995 (9.190 palabras). Por el contrario, el más corto fue el primero de todos, el de Washington en 1790 (1.089 palabras), recopila el portal de la Cámara de Representantes.
 
Franklin Roosevelt fue el mandatario que más veces lo encabezó (12, 10 de ellas de forma personal), mientras que los ex mandatarios William Harrison y James Garfield fueron los únicos en no brindar ninguno al morir a los pocos meses de asumir el cargo (el primero por neumonía y el segundo asesinado).

"El sobreviviente designado"

Una de las curiosidades más llamativas es del "sobreviviente designado". En cada discurso anual hay al menos un miembro del gabinete presidencial que es llevado a una ubicación desconocida, lejana a Washigton, en caso que haya un ataque en el Congreso donde están reunidos el presidente, su vice, los congresistas y representantes de la Corte Suprema.

Este "sobreviviente designado" debe poder ser nombrado como jefe de Estado en una práctica que comenzó en 1960 ante el miedo de un ataque nuclear en plena Guerra Fría.
 
Inmigración y economía, los ejes del discurso de Trump

El lema del discurso de Trump será “Construyendo un Estrados Unidos fuerte, seguro y orgulloso” y, de acuerdo a lo adelantado por la Casa Blanca, se centrará en cinco áreas: economía, infraestructura, inmigración, comercio y seguridad nacional.
 
Respecto a la economía se espera que se concentre en los "beneficios" que producirá la reforma impositiva, su única victoria importante en el Congreso hasta ahora, y en enumerar cifras como la caída del desempleo y el crecimiento del PBI.
 
La inmigración será un tema central en momentos en el que el republicano busca apoyo para una eventual reforma migratoria en una negociación con los demócratas por la continuidad del DACA, un programa creado por Barack Obama para beneficiar a cientos de miles jóvenes en situación irregular, a cambio de financiamiento para la construcción del muro con México.
 
En ese sentido, asesores de la Casa Blanca adelantaron a varios medios locales que Trump intentará dejar de lado su retórica más belicista en un intento de cerrar un poco la brecha con la oposición y pedirles ayuda para "reconstruir el país".
 
Hablará de las "amenazas dramáticas en la escena global" e instará a los demócratas a dar los votos necesarios -específicamente en el Senado- para garantizar el aumento en Defensa y Seguridad que pidió a mediados del año pasado en su proyecto de presupuesto, que aún no fue aprobado.
 
Esta cuestión seguramente será un eje en su discurso ya que desde octubre pasado, el oficialismo tiene que aprobar leyes presupuestarias parciales, que duran entre un mes y 17 días, para poder mantener al gobierno federal en su conjunto abierto y funcionando.
 
En el área de seguridad nacional, una fuente cercana al mandatario citada por la agencia EFE indicó que el discurso también mencionará a Corea del Norte y las tensiones con el régimen de Kim Jong-un.

La respuesta de la oposición, en inglés y en español

Una vez terminada la alocución de Trump, será el turno de la oposición de responder con su mirada, algo que se realizó por primera vez en 1966 y que se convirtió en una tradición establecida desde 1982.

En esta ocasión los demócratas eligieron al representante Joe Kennedy III (sobrino nieto del ex presidente John Fitzgerald) para replicar en inglés la intervención de Trump, y a Elizabeth Guzmán, primera mujer inmigrante hispana electa en la Cámara de Delegados de Virginia, para dar la réplica en español.

La posibilidad de responder al presidente en ejercicio puede recaer en un gobernador o congresista y le sirve a la oposición para presentar a una estrella emergente de sus filas. Algunos nombres propios que tuvieron ese honor más tarde se convirtieron en presidentes como Gerald Ford, George Bush y Bill Clinton.
 
Los invitados

Las personas que Trump invitó a presenciar el discurso son también parte del contenido del mensaje que intentará dar. Entre ellos estarán los padres de dos niñas asesinadas por la pandilla MS-13 (Mara Salvatrucha) en Nueva York. El republicano prometió expulsar de Estados Unidos a esa banda criminal, originaria de Los Ángeles aunque con una fuerte presencia en El Salvador, y en ocasiones citó los asesinatos cometidos por sus pandilleros para subrayar el peligro que, a su juicio, supone la inmigración ilegal en el país.

Además estarán en el Capitolio un agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas;  un policía de Albuquerque (Nuevo México) que adoptó a un bebé cuyos padres eran adictos a los opiáceos, uno de los problemas de adicción más graves que hay en Estados Unidos, ;veteranos de guerra; y emprendedores entre otros.

El opositor a cargo de responder a Trump, Joe Kennedy III, tendrá su propia invitada, la sargento Patricia King, una mujer transgénero que sivió 19 años en el Ejército de Estados Unidos. La elección es a modo de protesta por la decisión del presidente de vetar el ingreso de trasngénero al servicio militar, decisión que luego fue bloqueada por la justicia.  

La resistencia


Los actores Mark Ruffalo, Whoopi Goldberg y John Leguizamo, el cineasta Michael Moore y un puñado de estrellas de Hollywood realizaron ayer en Nueva York una actividad bautizado como "El discurso popular del Estado de la Unión", un contra evento del que encabezará hoy Trump.

"Nuestros ojos están bien abiertos, estamos bien despiertos y vamos a fiscalizarnos los unos a los otros, probablemente por primera vez en décadas", exclamó Ruffalo, que pidió "proteger los derechos de todos los estadounidenses, incluidos los 'soñadores'", como son conocidos los jóvenes indocumentados llegados al país en la infancia.

La cofundadora de United We Dream, Cristina Jiménez, elevó el tono al acusar a Trump de estar utilizando la crisis de los soñadores "para impulsar una propuesta supremacista blanca que perseguiría a nuestros padres, a los inmigrantes afroamericanos y a la idea de que las familias deben estar juntas", consignó la agencia EFE.

El comediante colombiano John Leguizamo pidió hacer "América grande otra vez", pero "hacerla grande de verdad, no solo para los blancos, los ricos y los hombres".

Mientras que la actriz Cynthia Nixon, conocida por su papel como Miranda Hobbes en "Sex and the City", alertó de que la "democracia está siendo atacada" e instó a "mantenerla y luchar por ella".