21/01/2018 Brasil

El juicio de Lula le imprime alto voltaje a 2018, ao de elecciones presidenciales

La tensión entre los grupos políticos adversos frente a la más importante decisión del Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre ha sido la marca de la vigilia para la votación de la cámara de apelaciones.

Por Pablo Giuliano


En la capital de Rio Grande do Sul se esperan cientos de miles de personas para manifestarse en las cercanías de la sede del tribunal que debe, este miércoles desde las 8.30 y hasta las 15.30, dar un veredicto sobre la condena a 9 años y medio de prisión dada por el juez de primera instancia Sérgio Moro a Lula.



Lula fue condenado en julio pasado por haber recibido indirectamente la propiedad de un departamento frente al mar en Guarujá, estado de San Pablo, el cual pertenece a la empresa OAS, constructora que está en quiebra luego de haber confesado delitos de asociación ilícita y corrupción en la petrolera Petrobras. Los abogados de Lula sostienen que la sentencia estuvo basada en una acusación de la Fiscalía marcada por la persecución política contra la figura del ex presidente y en la que no se demostró la cesión, uso o titularidad del líder del Partido de los Trabajadores (PT).


En este marco, el tribunal de Porto Alegre puede fallar de varias formas con consecuencias diferentes para lo más importante en juego en este momento: si Lula puede ser o no candidato en las elecciones presidenciales de octubre próximo, dado que el ex mandatario lidera todas las encuestas.