19/01/2018 Estados Unidos

Mujeres e inmigrantes, el blanco de Trump que moldea la resistencia

Durante su primer año como presidente siguió usando su retórica misógina con comentarios desubicados a figuras públicas, y utilizando como blanco más enérgico de su propaladora diaria fueron contra los inmigrantes.

Por Leticia Pogoriles

 Un día después de que Donald Trump asumiera la presidencia de Estados Unidos, más de dos millones de mujeres se movilizaron a las calles de todo el país contra de una agenda ultraconservadora que tiene como blanco los derechos civiles de mujeres, minorías e inmigrantes, motores centrales de las protestas en su contra. 

Esa fue la primera mecha que cimentó un año de activismo y organización, como el propio grupo Women's march. Pero a Trump no le tembló el pulso y, cinco días después, firmó un decreto para recortar los fondos del gobierno que subvencionaban a grupos que hacían abortos o asesoraban sobre reproducción en el extranjero. 

A un año de su investidura, la promesa de expulsar a 11 millones de indocumentados es uno de los pilares de un gobierno que culpa a la inmigración de buena parte de los problemas económicos y sociales. 

Mujeres e inmigrantes moldean la resistencia, en la calles y en las redes, para poner freno a una política de puertas cerradas y a una cultura de misoginia y falta de representación política. De hecho, este fin de semana las "Marchas de las Mujeres" volverán a tomar las callles del país para reclamar igualdad y el fin de la discriminación y la intolerancia, igual que lo hicieron el 21 de enero del año pasado.