18/01/2018 aniversario

Illia entenda bien que haba que escuchar y dialogar para llegar a soluciones profundas

Hoy se cumplen 35 años de la muerte del ex presidente Arturo Illia. Al respecto opinó para Télam la vicepresidenta de la Nación Gabriela Michetti, familiar del dirigente radical.

Gabriela  MIchetti

Por Gabriela MIchetti

A 35 años de su fallecimiento, el presidente Arturo Illia nos sigue convocando a seguir su ejemplo: el de un hombre honesto, humilde y muy trabajador; comprometido con el futuro de una gran Argentina y con convicciones profundamente democráticas.

Hoy, muchas de sus iniciativas continúan marcándonos el camino del crecimiento y el desarrollo. Su honradez nos debe guiar a todos los argentinos y enseñarnos a trabajar con compromiso y esfuerzo.

Con ideas claras, convicción y eficiencia logró un importante plan de alfabetización, poniendo a la educación en un lugar primordial; y consolidó una política exterior de avanzada.

Por ser descendiente directa de él, desde chica viví este espíritu de servicio en mi casa, y es una guía y ejemplo vivo y permanente para todos quienes tenemos responsabilidades políticas.

En casa su legado era algo que estaba siempre latente. Mamá es sobrina nieta de Arturo, y desde chica tuve su imagen como un modelo a seguir, un ejemplo del tipo de persona al cual aspirar a ser.

A ejemplo suyo, siempre fui una impulsora del diálogo. Él entendía bien que el país no lo gobernaba él solo, ni un partido, sino que es preciso escuchar y dialogar para llegar a soluciones más sabias y profundas.

Creo que Arturo Illia fue uno de esos políticos que se preocupan más por sembrar que por cosechar.

Eso quizás le jugó en contra en su momento, pero hoy vemos que lo que sembró tiene profundidad y raíces sólidas.


(*) Vicepresidenta de la Nación. Familiar de Arturo Illia.